Artículos de Opinión

Violencia carcelaria en Panamá
19 diciembre, 2019
1211 vistas
Abogado y profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Panamá. Actualmente, investigador invitado de la Universidad de Bremen, Alemania.

Profesor Orestes Arenas Nero
Los sucesos del día martes 17 de diciembre de 2019 en el Centro de Cumplimiento de La Joyita demuestran que la estrategia de seguridad de clase política y económica ha fracasado rotundamente. Y con ellos, el país. ¿Cómo es posible que en una cárcel panameña las personas privadas de libertad tengan acceso a armas fuego? Y no solo armas cortas, sino fusiles de combate y hasta granadas. ¿Cómo es posible que la sociedad panameña viva con miedo a ser víctima de la violencia entre pandillas? Constantemente personas inocentes pierden sus vidas por problemas que no eran suyos.
Aunque ningún panameño honesto quiera esto, lastimosamente esas realidades son funcionales para las élites que gobiernan el país. Es decir, el pandillerismo le sirve a sus intereses. A la clase política le permite aumentar las penas y tomar medidas represivas que ningún efecto importante tendrán sobre la delincuencia. A la élite económica le condescenderá jugosas licitaciones de equipos de seguridad. A los estamentos de seguridad les permitirá beneficiarse de nuevos equipos, así como justificar sus altos salarios, sobresueldos y demás beneficios económicos. Pero ninguno de los actores mencionados anteriormente les interesa acabar con las causas profundas de la delincuencia.
La criminalidad genera mayor descomposición social. Hace que las personas se aíslen y se encierren por temor. Que solo salgan a sus trabajos y a esparcirse en lugares promovidos como seguros, tales como el mall y demás centros comerciales. Por ejemplo, se van a conmemorar 30 años de la invasión de Estados Unidos contra Panamá, pero la atención mediática está sobre una pugna pandilleril. Aun cuando dicha violencia tiene su origen en la propia invasión norteamericana. La delincuencia hace que los panameños se olviden de los problemas sociales y se concentren en su seguridad personal y la de sus familiares.
En conclusión, los actuales sectores económicos y políticos dominantes son los responsables de la criminalidad que vive el país. Esos hechos de violencia sirven perfectamente a sus intereses de explotación y de extracción de las riquezas contra la sociedad panameña. Con tal de que nadie se oponga a sus privilegios, no les importa que Panamá viva en el miedo.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

REGISTROS A VEHÍCULOS POR AGENTE DE POLICIA.

CLAUSULA JURÌDICA. ARTICULO DE OPINIÒN. Abogado Renaldo Meléndez. REGISTROS A VEHÍCULOS POR AGENTE DE POLICIA. Pleno de la Corte Suprema de Justicia. Demanda de Inconstitucionalidad. Demandante: Abilio Camaño Quintero. Norma demandada: Dos frases del artículo 325 del Código Procesal Penal. Fecha del pronunciamiento judicial: 28 de mayo de 2014. Magistrado ponente: Víctor L. Benavides P. […]

¿QUIÉN DIRIGE LA ORQUESTA Y EL CONCIERTO DE LA SISTEMÁTICA MANIPULACIÓN Y EL DIVERSIONISMO?

¿QUIÉN DIRIGE LA ORQUESTA Y EL CONCIERTO DE LA SISTEMÁTICA MANIPULACIÓN Y EL DIVERSIONISMO? POR RAMIRO GUERRA MORALES. ABOGADO Y CIENTISTA POLÍTICO. Décadas de manipulación de conciencias. Cuando hay temas de fondo y contenidos como la gran brecha social, que da cuenta de la cruel desigualdad e inequidad, el poder mediático saca de sus mangas […]

Periodismo y democracia

Periodismo y democracia Franklin Castrellón Periodista La Real Academia Española (RAE) define al periodismo como la “actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio escrito, oral, visual o gráfico”. Por su amplio impacto social, político y económico, es la actividad profesional sujeta al más riguroso […]

La Elipse Cónica El rescate de la Cultura Nacional en opinión de Mirla Díaz.

PANAMAPRESS – La Elipse Cónica El rescate de la Cultura Nacional en opinión de Mirla Díaz. Presentación: Manuel Montilla Muestra de Arte: Julio Lambert Ortiz Hace unos setenta años se planteó un problema en la Escuela Práctica de Altos Estudios, en Paris. Se estaba incorporando una nueva disciplina y su denominación causaba ciertas incomodidades. La […]