Artículos de Opinión

Violencia carcelaria en Panamá
19 diciembre, 2019
1041 vistas
Abogado y profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Panamá. Actualmente, investigador invitado de la Universidad de Bremen, Alemania.

Profesor Orestes Arenas Nero
Los sucesos del día martes 17 de diciembre de 2019 en el Centro de Cumplimiento de La Joyita demuestran que la estrategia de seguridad de clase política y económica ha fracasado rotundamente. Y con ellos, el país. ¿Cómo es posible que en una cárcel panameña las personas privadas de libertad tengan acceso a armas fuego? Y no solo armas cortas, sino fusiles de combate y hasta granadas. ¿Cómo es posible que la sociedad panameña viva con miedo a ser víctima de la violencia entre pandillas? Constantemente personas inocentes pierden sus vidas por problemas que no eran suyos.
Aunque ningún panameño honesto quiera esto, lastimosamente esas realidades son funcionales para las élites que gobiernan el país. Es decir, el pandillerismo le sirve a sus intereses. A la clase política le permite aumentar las penas y tomar medidas represivas que ningún efecto importante tendrán sobre la delincuencia. A la élite económica le condescenderá jugosas licitaciones de equipos de seguridad. A los estamentos de seguridad les permitirá beneficiarse de nuevos equipos, así como justificar sus altos salarios, sobresueldos y demás beneficios económicos. Pero ninguno de los actores mencionados anteriormente les interesa acabar con las causas profundas de la delincuencia.
La criminalidad genera mayor descomposición social. Hace que las personas se aíslen y se encierren por temor. Que solo salgan a sus trabajos y a esparcirse en lugares promovidos como seguros, tales como el mall y demás centros comerciales. Por ejemplo, se van a conmemorar 30 años de la invasión de Estados Unidos contra Panamá, pero la atención mediática está sobre una pugna pandilleril. Aun cuando dicha violencia tiene su origen en la propia invasión norteamericana. La delincuencia hace que los panameños se olviden de los problemas sociales y se concentren en su seguridad personal y la de sus familiares.
En conclusión, los actuales sectores económicos y políticos dominantes son los responsables de la criminalidad que vive el país. Esos hechos de violencia sirven perfectamente a sus intereses de explotación y de extracción de las riquezas contra la sociedad panameña. Con tal de que nadie se oponga a sus privilegios, no les importa que Panamá viva en el miedo.

Deja un comentario

Noticias relacionadas

¿A qué jugamos al trabajar en dirección a un clima de incertidumbre?

A qué jugamos al trabajar en dirección a un clima y escenario de incertidumbre, desasosiego y pérdida “in crescendo” de la legitimidad social del todavía joven gobierno (menos de un año) de Nito Cortizo. Por Ramiro Guerra Morales, jurista y cientista político. Hay un plan orquestado y quien lo promueve para malograr la gestión del […]

LA POLLERA EL TRAJE NACIONAL DE PANAMÁ Y LOS OTROS TRAJES

  Dr. Eduardo A. Reyes Vargas (El autor es médico)  El traje típico (también traje nacional, regional o folclórico) es la indumentaria que expresa la identidad cultural de una región, pueblo, cultura o nación. Acogiéndome a esta definición, que puede ser debatida por expertos en la materia, nuestra pollera ha sido el vestido que ha ostentado ese calificativo. Sin duda bello y elegante, que ha […]

EL AGUA PARA EL CONSUMO ES UN DERECHO HUMANO , ES VIDA.

Por RGM. Escuchaba a una de esta representativa dama de los clanes oligarcas, decir, ” cierto el agua es un derecho humano, bueno vayan a los ríos y busquénla” En otras palabras, si los panameños quieren agua , paguénla. Algo pasa con esta olirgarquía del patio, está engullida de poder y arrogancia. No tiene recato […]

¿Existe o no gente que hacen parte del clan de privilegiados en materia impositiva?

Por Ramiro Guerra Morales, jurista y cientista político. Nos hemos preguntado por qué los trabajadores y sectores medios son los que cargan con el grueso de las tributaciones? Acaso no es cierto que estos engrosan esos tramos inmensos de la pobreza y que los sectores medios viven un proceso creciente hacia la proletarización, mientras una […]