TRES ADN EN LA HABITACIÓN 47 – LA SANGRE IDENTIFICA A EDUARDO LA VÍCTIMA Y HIDADIS EL ACUSADO – UN TERCERO SIN IDENTIDAD

 

Por Julia E. Alvear P.   14 de  agosto de 2019

En las investigaciones de homicidios los estudios de la  sangre  encontrados suelen aportar piezas para saber que pasó, en un caso  donde el principal acusado afirma no recordar  que pasó.

Las últimas piezas del rompecabeza están buscando posición y una de ellas  es la que aportaron cinco peritos del Laboratorio de Análisis Biomolecular del Instituto de medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELF), quienes realizaron el estudio de las muestras recabadas en la habitación 47 y la escena donde se encontró a la víctima Eduardo Calderón.    Bajo las técnicas para saber la identidad las pruebas de ADN establecen  la identidad comprobada de tres hombres,  cuya sangre analizada corresponde  a la habitación 47 y es levantada de las almohadas, sábanas, la rendija de las baldosas y uno de los azulejos con una forma de unos dedos de la mano, pero noy parte del baño.  Dos de estas muestras pertenecen a Hidadis y a Eduardo, y la tercera que también es de un hombre,  no da resultado de identidad porque la muestra es escasa y los equipos utilizados para analizarlos no darían un resultado preciso.

Explicar los resultados de ADN es complejo, pero sin duda es la prueba más eficiente utilizada por investigadores, abogados y fiscales a nivel mundial, para establecer culpabilidades o inocencias  en los casos de Homicidios o abuso sexual.

Sí hubo un tercero  ¿  Quién  era ?  Es una pregunta que no tiene respuesta y por ahora queda como una pieza suelta que se tiene, pero no posee un rostro (identidad).

En en este caso  se recolectan 21 muestras que dan positivo a sangre humana en la habitación 47 a través de la prueba conocida como quimioluminiscencia.   Estos rastros de sangre fueron encontrados en el forro de la cama, en una toalla grande y chica, una funda, en el balcón, en la cortina, entre la cama y la mesa de noche, en el marco de la puerta de la habitación #47, en el entrada, dentro del baño y el lavamanos.

(foto ilustrativo no es de la escena)

Para los que leen esta nota periodística es bueno explicar que es la quimioluminiscencia y para que sirve y  porqué son importantes para los casos de homicidios .

Como la  habitación 47 fue limpiada en el  exámen de quimioluminiscencia se utiliza  un líquido especial  que reacciona a los componente de las sangre, y los ilumina en los lugares donde se apliquen y  aunque fueran limpiados o pintados  estos marcan exactamente  donde hay sangre.  Se apaga la luz, la habitación o el lugar debe estar a oscura y es  entonces cuando se enciende la lampara y entonces surgen los testigos mudos presentando la otra escena que a simple vista no se ve.  Es una prueba con mayor con mucho poder científico dentro de una escena de un crimen porque restaura ante el ojo del investigador  lo borrado y devuelve a su lugar  exacto las salpicaduras, su tamaño dando forma precisa dónde, qué y cómo se pudieron dar los eventos  que son investigados.  Revela la escena oculta dando forma para saber que y cómo pasó siguiendo el rastro de sangre y con el adn analizado ubica a cada quien en el lugar preciso con su identidad.

En esta investigación hasta el momento se estableció que dentro de la habitación los ADN encontrados  corresponden a Hidadis y a Eduardo, y el tercero no se pudo identificar.

En el lugar no se encontrados fluidos como semen.   También  salieron otras pruebas negativas aplicadas  a otras personas como el padre David Cosca,  Valentín Calderón, Pablo Hernández y otros.

(foto ilustrativa)

Otra de las pruebas forenses sustentadas fue la de las huellas de una zapatillas que salen del charco de sangre, cuyas pisadas avanzan hasta el piso superior donde está la habitación  47.  Las peritos forenses de la Unidad de Identificación criminal y civil  Iris Romero y Marisol Jaramillo explicaron su informe donde señalan los resultados del examen de trasologia donde compararon las suelas de las zapatillas de Hidadis, con las huellas de sangre que salían de  la escena donde se encontró a Eduardo Calderón agonizante aquella madrugada del 7 de julio del 2018.  Las peritos concluyeron que estas huellas encontradas corresponden a las zapatillas del acusado.

El salón de audiencia estuvo más frío que nunca,  en el rostro de Hidadis, la tensión se refleja en el rictus de sus labios, ojeroso y menos sonriente incluso se le ve mas delgado.  Los jurados de conciencia abrigados y hasta con guantes intentan seguir la explicación científica y los contrainterrogatorios de la abogada Holanda Polo y el interrogatorio de los fiscales Emeldo Márquez y Sheldry.

Yerson Phillips fue otro de los médicos  citados por el MInisterio Público.  Phillips  atendió a Hidadis el 8 de julio de 2018 en la clínica Romero ubicada en Vacamonte de Arraiján y cuenta como Hidadis al  ser evaluado le cuenta que la herida que tenía  en la ceja se la hizo cuando se golpeó con la esquina de una de las mesas del Casino Crown  y cómo le insistió para que le diera un certificado de incapacidad médica a pesar que la lesión era leve y no la ameritaba.

TESTIGOS Y PRUEBAS DE LA DEFENSA

La  abogada de Hidadis, Holanda Polo presentó al jurado de conciencia al médico forense  que hizo la autopcia para asentar también que la causa de muerte tampoco excluye  que pudo ser provocado por un accidente.

Uno de los testimonios que para la defensa representaba un as bajo la manga, es la declaración del testigo Marianela Acevedo,  quien fue la esposa de Hidadis y la madre de su única hija.

Acevedo asegura que Hidadis no miente, y que las diversas versiones de cómo se hizo las lesiones  en el caso de sus jefes y compañeros era para no perder el trabajo.  “Hasta yo lo haría” dijo la testigo. “Yo lo ví y estaba todo golpeado decía la testigo después que diversos médicos particulares y forenses determinaron que las lesiones del acusado eran leves.

 

“Yo tengo más de 25 años de conocer a Hidadis y se cuando el miento o no, y se que él no está mintiendo,  el sería  incapaz  de hacer algo como esto (matar a Eduardito)” dijo Marianela quien refirió como esta situación ha afectado las relaciones que ella tiene con sus hermanos de crianza los Acevedo.

Hoy  se realiza el séptimo día de audiencia y la defensa de Hidadis Santos Saavedra  le corresponde  seguir presentando sus testigos y pruebas para sustentar su teoría que  la muerte de Eduardo Calderón fue un accidente y no un homicidio doloso.

La suerte está echada. ¿ Tendrán claro todo lo sucedido los jurados de conciencia?  Todo esto se puede definir en las próximas horas, y no se descarta que la audiencia termine  hoy, o a más tardar el próximo viernes.

 

Leave A Comment