RUTH PÉREZ LA DOCENTE QUE QUERÍA CAMBIAR EL MUNDO- 4 DOCENTES MUERTOS POR ACCIDENTES

      

Panamá  es el país  que registra más docentes muertos  en accidentes y siniestros cuando van hacia el trabajo o salen en las áreas  de difícil acceso de la Comarca Ngäbe Buglé.   Entre el 2017 y  el 2018, han perdido la vida 4 docentes y otros 6 han estado involucrados en accidentes. 

El 21 de septiembre Ruth Pérez de 42 años, escribió en su facebook, “Gracias mi Dios por permitirme realizar este proyecto en beneficio de mis estudiantes con mucho esfuerzo y dedicaciòn se puede lograr”.

Ruth se refería  a una gira que hizo con otros docentes y alumnos  a la ciudad Capital, para que conocieran la Presidencia de la República, el museo del Canal de Panamá,   el casco antiguo del país y  el Canal de Panamá  con su nuevo juego de esclusas.  Esta vez Ruth no se conformó  con enseñar lo que decían los libros de texto sino que quiso darles una vivencia a su jóvenes estudiantes adolescentes, para que vieran con sus propios ojos lo que muchas veces tienen que responder en un exámen.  

Ruth Pérez era madre de un niño de 8 años, tenía la alegría a flor de piel, la docencia la motivaba cada día para atravesar los ríos  y quebradas que la llevaban  de su vivienda al trabajo y de su trabajo a la vivienda. Nada la hacía  sentir más orgullosa y feliz que ver a sus alumnos recibiendo sus diploma de  secundaria,  sabía que en la educación está el mañana y el cambio para muchos jóvenes de la Comarca.

La tarde de este martes,  el profesor profesor Concepción, la profesora Ruth Pérez y 3 jóvenes estudiantes se montaron en el pick up para salir de la escuela Alto Camarón.

Es común apoyarse en el traslado porque no hay mucho transporte y el camino  no  es fácil.  Esa tarde había  llovido montaña arriba y las aguas del río Jacaque  estaban  chocolates. En su interior la docente Ruth esperaba llegar a tiempo a una cita médica, y los chicos iban contentos porque no tendrían que caminar tanto,  pero al llegar el momento de cruzar el río,  el conductor decidió atravesarlo porque ya lo habían hecho innumerables veces y nada había pasado. 

Con lo que no contaban era que una cabeza de agua los sorprendería en pleno cruce, arrastrando al vehículo con todos sus ocupantes.  Sólo el conductor logró salir pero la mala suerte vestida de muerte acabó con la vida de la docente y los estudiantes Mitzi Montezuma, de 16 años; Joel Rodríguez, 18 años, y Abdiel Rodríguez, 17 años, al ser arrastrados con furia  por el agua.

El rostro de Ruth Pérez  no debe ser ajeno  a nosotros, simboliza las condiciones en que muchos docentes realizan con pasión su  trabajo, lo arriesgan todo, hasta la vida por enseñar.   La comarca está de luto. 

Justo en ese lugar los moradores habían exigido la construcción de un puente.  Pero ya  es demasiado tarde.

Ruth deja un niño en la orfandad, que desde ayer no recibe los besos de su madre y sus lágrimas brotan porque la voz de su mamá se  la ahogó el río Jacaque.  No más  abrazos ni escuchar su nombre de la mujer que lo trajo al mundo y que tanto luchaba para darle lo mejor.

No hace ni un mes, también perdió la vida la maestra  Aliuska Peñalba, quien también fue  sorprendida por una cabeza de agua, mientras se dirigía a su hospedaje en la comunidad de Hato Culantro, la tarde del domingo 9 de septiembre de 2018. 

El pasado 22 de julio de 2018, una docente de nombre Maura Serrano,  perdió al bebé que llevaba en su vientre, porque no la pudieron trasladar a tiempo, por la falta de coordinación de las autoridades educativas para sacar los docentes de difícil acceso.

En el 2017, dos maestros murieron en un deslizamiento de tierra cuando iban en un auto por Hato Chamí, en Buena Vista de Ratón. Ellos viajaban hacia su lugar de trabajo en la escuela Río Suiche, el 18 de junio, pero no fue hasta la tarde del 21 que el resto de los colegas se preocuparon y, al día siguiente, hallaron los cuerpos de los educadores de nombre Tomás Camargo y Marta Sanjur.

Este año también varios vehìculos donde se trasladan los docentes a sus escuelas han sufrido percances, sin llegar a víctimas fatales pero la falta de buenos caminos sigue exponiendo a la comunidad docente y a la población a estos peligros.

Descansa en paz maestra Ruth, sin dudas vivirás en todos aquellos en quienes sembraste con tu enseñanza que se puede soñar  a través  de la educación.

 

 

 

 

 

Leave A Comment