Artículos de Opinión

Recobrar la confianza en la labor de la Defensoría de Pueblo, empieza cambiando el método para elegir al Ombudsman
7 de marzo de 2021
237 vistas

Recobrar la confianza en la labor de la Defensoría de Pueblo, empieza cambiando el método para elegir al Ombudsman

Por: Luis Enrique Ruiz M.

Luego de 20 años de ejercer el periodismo, tanto en entidades públicas, como en medios de comunicación, que me ha permitido conocer la realidad de muchos sectores de la sociedad panameña, en el 2016 presenté ante la Comisión de Gobierno de la Asamblea Nacional, mi nombre al cargo de Defensor del Pueblo.

Si bien es cierto que al principio fue una experiencia intimidante, eso fue cambiando, cuando presenté mi documentación, junto a prestigiosos profesionales de diversas disciplinas; hecho que fue aumentando mi autoestima.

Esta confianza se reforzó el día que hice mi presentación ante los miembros de la Comisión, ya que gracias a técnicas periodísticas pude sintetizar lo que sería mi labor al frente de la entidad en el corto tiempo que se me asignó.

Lamentablemente, en ese momento también sentí decepción; ya que la ausencia de los diputados a esas reuniones, era una prueba de que los llamados padres de la patria no le prestaban la misma importancia que yo le daba al tema. También pude comprobar que a mi intervención, más atención brindaron mis compañeros de trabajo, que los encargados en tomar una decisión.

Superada esta etapa, lo que para mí fue un triunfo y pensando que me encontraba un proceso transparente “sin ungidos”, traté de exponer mis planes al resto de los parlamentarios. Mi sorpresa fue que me encontré con la misma indiferencia experimentada en la Comisión; incluso algunos trataban a los aspirantes como electores que le van a solicitar un salve.

Ese fallido proceso, provocó por supuesto un mal resultado, donde la Asamblea Nacional terminó por destituir a quien ellos mismos habían elegido y situando a la Defensoría del Pueblo en la penosa situación del Ministerio Público, donde hace un buen rato el jefe no termina el periodo por el cual fue electo.

Esta forma de elección está tan viciada, que una persona que durante el año de la pandemia da visibilidad a la entidad, atendiendo las diferentes situaciones que se le presentan, corre el riesgo de no continuar con su labor por algún arreglo político o capricho legislativo.

Creo que es hora de que los encargados de elegir a esta persona aprovechen la oportunidad para ensayar nuevas estrategias que permitan una mayor participación del pueblo en la escogencia de su defensor, alejados de los arreglos políticos que mucho daño han hecho a la institución encargada de velar por nuestros derechos humanos.

 

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN.

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN. Por Ramiro Guerra M. Abogados y cientista político. 08/04/2021. Cómo hacerle comprender a gobernantes y políticos lo que a menudo ha venido afirmando la CEPAL: El modelo económico dominante ha llegado a tal grado de agotamiento (fracaso) que es incapáz de generar desarrollo. El discurso del crecimiento […]

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA?

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA? Por: Silvio Guerra Morales.    I TESIS. “Tesis:  La pandemia, sin duda alguna, ha golpeado a casi  todos los sectores de nuestra economía.  Para las grandes mayorías la pandemia ha sido obscuridad, para otros, pocos, poderosos comerciantes, ha sido sol radiante, esplendoroso, de […]

La doble moral de la “masculinidad” Panameña

La doble moral de la “masculinidad” Panameña Por: Ronaldo Buchanan   Ya desde hace varios años atrás se ha visto a “varones” panameños no tomar Las riendas de trabajos o menesteres propias masculinas, nos impresiona el Gran doble discurso de nuestro “ varones “ inculcándoles a sus hijos igualmente Varones asuntos y costumbres que ni […]

MITOS SOBRE LA REALIDAD DE PANAMA PORTS COMPANY

*MITOS SOBRE LA REALIDAD DE PANAMA PORTS COMPANY* *Por: Aquilino Ortega Luna.* Dicen los entendidos del comportamiento social, que una vez se introduce una voz, una narrativa con visos y rasgos creíbles sobre una persona, empresa o grupo, se acentúa y se convierte en “verdad”, aunque frágil, frente a hechos irrefutables y comprobables que difieren […]

A %d blogueros les gusta esto: