Artículos de Opinión

President Match por Facundo Clua
19 de febrero de 2018
1414 vistas
Facundo Clua
Internacionalista, consultor, y a veces, diplomático y escritor. Nació en la Ciudad de Panamá, licenciado en Relaciones Internacionales, egresado de la prestigiosa Universidad de Panamá. Por razones del destino se ha convertido en un experto en temas de viajes, turismo y hotelería, acumulando experiencias en dichas industrias por más de veinte años. Sus grandes pasiones son la lectura y la historia de Panamá. El aseguramiento de la calidad, la praxis social, la escritura, el desarrollo sostenible, la ética y los gobiernos municipales se han convertido últimamente en su principal obsesión. Con sus escritos no busca llamar la atención ni aleccionar a nadie, sino más bien, transformar al mundo.

El año pasado, me causó curiosidad y me llamo la atención el anuncio que hiciera nuestro Presidente sobre la forma en la que elegiría a dos nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia. En su mención, no reveló la forma, pero hizo énfasis en que la toma de decisión la haría de una manera novedosa y diferente; garantizando así, que la elección fuese la mejor para todos los panameños. Para no variar, la selección de dos nuevas magistradas fue más de la misma medicina, solo se pudiera rescatar el tema de la paridad de género. Lo que pasó después, durante la ratificación de estas por parte del Órgano Legislativo, es mejor no recordarlo.  En ese sentido, al acercarse la contienda electoral y ver tanta precariedad en la oferta de candidatos que se van perfilando para nuestras elecciones 2019, se me ha ocurrido que lo que sería verdaderamente novedoso es cambiar la forma de elegir a nuestros gobernantes.

Como el pueblo y las redes “antisociales” están siempre deseosos de pan, circo (como el que se vivió en el pleno de la Asamblea Legislativa el 30/01/18) y deshonra; y la verdadera praxis social se ha trasladado al ejercicio del clic y a emitir opiniones sin sustento, se podría implementar una especie de Reality Show en el cual semana tras semana y prueba tras prueba se vayan eliminando los candidatos aspirantes al Palacio de las Garzas hasta llegar a la gran final donde solo quedarían los más capacitados, los más queridos y por supuesto, los más panameños de todos.

El programa iría depurando poco a poco el perfil de los concursantes y así, con el aval de las jueces (conformado por un cholo/a, un blanco/a, un negro/a, un extranjero/a, un indígena) y los medios de comunicación, se garantizaría la escogencia del mejor. El show tendría podría tener una duración de dieciséis semanas, y semana tras semana los concursantes se salvarían solo por medio del voto por llamada o mensajes de texto. De esta forma, se eliminarían las donaciones a campañas y se le transferiría la responsabilidad del financiamiento de toda campaña proselitista directamente al ciudadano de pie que votaría por su candidato favorito.

Se me ocurre que la primera semana pudiera iniciar con pruebas psicométricas para todos los candidatos y así el televidente podrá ir viendo aptitudes y capacidades de los presidenciables. Los dos puntajes más bajos de esta semana quedarían sentenciados y solo se podrían salvar por la vía del voto telefónico o mensaje de texto. Lo recaudado durante esta semana se podría destinar a la provincia de Bocas del Toro. La segunda semana sería de pruebas físicas; en un escenario muy parecido a los programas de guerra vespertinos, los candidatos nos mostrarían sus destrezas y atributos físicos, así como la capacidad para manejar el deshonor y el sexismo que se vive a diario en los medios de comunicación. No puede haber excusas, si total los candidatos o candidatas tienen que estar saludables y en forma para ostentar tan sensitivo cargo. Del mismo modo y acabadas las pruebas, el ingreso recibido de la gala se podría destinar a la provincia número dos, Coclé.

Como hay que ir subiendo el nivel de “taquilla” y saneando las intenciones de los concursantes; durante las siguientes dos semanas se les pudiera encerrar en una casa en algún paradero de la provincia número tres para ver sus habilidades en el manejo de los oficios del hogar, su capacidad de dialogar, controlar sus instintos sexuales y de intimar unos con otros; por supuesto que todo esto sin acceso a wifi ni celular. Una vez más, Los concursantes que más llamadas reciben pasan a la siguiente semana. Los fondos de esta semana se reservarían en su totalidad para Colón.

 

La quinta semana, la más crucial de todas, los participantes se deberán embarrar de pueblo haciendo uso de las prestaciones básicas de salud, agua y transporte. En dicha semana, se abstendrán de utilizar chofer y se movilizarán únicamente en Metrobus, Metro, transporte pirata o taxis amarillos. Adicionalmente, los participantes tendrán que hacer trámites administrativos en entidades del gobierno y hacer supermercado en alguna abarrotería de la localidad. Todo esto con la intención de que sufran en carne propia las vicisitudes de nosotros los demás terrícolas.  El que muestre mejor desempeño pasa directamente a la gran semifinal. En esta ocasión, los sentenciados de la semana pasan a un duelo de eliminación donde les tocaría tratar de llegar a tiempo a su puesto de trabajo en viaje de ida Chorrera-Panamá y Chepo-Panamá, en horas pico matutinas. El mejor performance de la gala queda salvado, pasando así a la siguiente semana.

De la sexta a la décima semana, los participantes se abocarán a la difícil tarea de trabajar cuarentaiocho horas semanales en horarios de ocho a cinco, enfrentándose al tráfico, mala señalización y los huecos de la ciudad en horas pico, y solo percibirán salario mínimo; así se mediría la capacidad de estos de hacer malabares con su salario. Cabe señalar que, durante estas cinco semanas no tendrán derecho a faltar ni a llegar tarde ni un solo minuto, no podrán visitar ningún programa matutino de noticias para demostrarnos su erudición y solo tendrán una hora reloj de almuerzo por día. También, se le medirá su productividad laboral, teniendo que alcanzar la media de países desarrollados como, por ejemplo: Holanda y Francia. Solo los que obtengan el mayor número de votos por mensaje de texto y logren completar este reto pasarían a la undécima semana. Los ingresos recibidos en estas semanas irán destinados a las provincias azuerenses.

 

Continuará……….

One thought on “President Match por Facundo Clua

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

RECURSO DE ANULACION PENAL: FALLOS DE LA CORTE Y POSIBILIDAD DE VARIACIÓN EN MATERIA DE INCONSTITUCIONALIDAD.

RECURSO DE ANULACION PENAL: FALLOS DE LA CORTE Y POSIBILIDAD DE VARIACIÓN EN MATERIA DE INCONSTITUCIONALIDAD. Por: Silvio Guerra Morales. Publiqué un articulo que intitulé: “El Recurso de Anulación Penal y la Prohibición del doble Juzgamiento Penal”. Mi tesis central consiste en señalar que el recurso de anulación penal, tal y como se programa en […]

CLÁUSULA JURIDICA: Doble Juzgamiento

CLAUSULA JURÌDICA. ARTICULO DE OPINIÒN. “DOBLE JUZGAMIENTO” Facilitador: Abogado Renaldo Meléndez. Para el gremio: “PROFESIONALES DE DERECHO” SENTENCIA DEL PLENO DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. Pleno de la Corte Suprema de Justicia. Demanda de Inconstitucionalidad. Demandante: Samuel Quintero Martínez. Norma demandada: Dos frases del artículo 179 del Código Procesal Penal. Fecha del pronunciamiento judicial: […]

Profesora Carmen Antony García: una gran criminóloga chilena-panameña

Opinión| 26 de  noviembre de 2020 Por Dra. Aura E. Guerra de Villalaz En calidad de miembro del Cuerpo Docente de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, compartimos un profundo sentimiento de pena por la partida de la apasionada profesora Carmen Antony García, quien ingresó a nuestro país con […]

EL RECURSO DE ANULACION PENAL Y LA PROHIBICION DEL DOBLE JUZGAMIENTO PENAL.

EL RECURSO DE ANULACION PENAL Y LA PROHIBICION DEL DOBLE JUZGAMIENTO PENAL. Por: Silvio Guerra Morales. El recurso de anulación en contra del fallo o sentencia que dicta el Tribunal de Juicio, en una causa penal, se encuentra regulado, en lo que responde a sus causales, en el articulo 172 de Código Procesal Penal. Cabe […]