Nadar en aguas turbulentas, siempre es un peligro.

 

Ramiro Guerra.
Jurista y cientista político.

Ramiro Guerra Morales. Jurista y cientista político.

A veces usted piensa que el río muestra serenidad y cuando menos lo espera, lo sorprende un alud de agua que llega arrasando con todo.

Me viene a la memoria cuando de niño, en el río gariche del Distrito de Concepción mis hermanos mayores, expertos nadadores, me dicen entra al rió. De repente, el ambiente de calma se volvió agresivo; suerte que no me había adentrado al río y estaba aún en la orilla sino, hoy yo sería una cifra más de muerte por inmersión.

Bueno así mismo como en el relato operan las tormentas sociales; no se les ve venir y por eso hacen estragos.

Por qué estas alegorías? Sencillo, el mundo de las contradicciones sociales, politicas y económicas, constituyen una matriz en permanenente choque (unidad y pugna de los contrarios o la acumulacion o saltos de lo cuantitativo a los saltos de calidad); así funciona la sociedad.

Cuando se actúa con sensatez y se tiene dominio y control de contradicciones como éstas, se está en condiciones de conjurar el que las aguas desborden el dique.

Vivimos tiempos en donde la claridad y transparencia son los elementos de la esencia en democracia y la gobernabilidad.

Un buen gobernante debe actuar con flexibilidad y saber conducir por todos los vericuetos; caminar por todas las aceras; el pueblo llano o los del intramuro, existen y tienen sentimientos.

Hoy en mi Panamá no estamos para exacerbar contradicciones; la Nación demanda de un ambiente de sosiego y paz; lo contrario sería fatal.

Sr. Presidente, usted tiene la llave del candado que abre las puertas para entrar hacia un ambiente menos conflictivo. El país entero le está enviando un mensaje claro de un no a las reformas como se han venido trabajando.

Cuál es el problema o el apuro? Cómo agarrar el toro por los cuernos? En las sociedades democráticas esto se hace con diálogo, más diálogos y participación ciudadana.

Los Brutus están al acecho. En teoría del conocimiento siempre es sano dudar. Como decía mi abuela, “póngale sal y pimientas a las cosas”.
Ramiro Guerra Morales

Leave A Comment