EL MUNDO LLORA POR NOTRE DAME

Por Julia E. Alvear

El mundo  llora  por el incendio en la catedral de Notre  Dame.

Su valor histórico es invaluable, mientras se revive su papel protagónico en la vida de escritores, poetas,  pintores,  historiadores,  que recuerdan como este lugar se convirtió en la legendaria casa de Quasimodo,  sitio de enlaces matrimoniales monárquicos, su sobrevivencia a dos guerras mundiales y al tiempo mismo.  Allí fue  coronado  el  Rey  Enrique  VI, incluso Napoléon  Bonaparte se coronó  así mismo en esta catedral.

La  Catedral de Notre Dame  resguardaba las tres reliquias más preciosas de la Pasión de nuestro señor Jesucristo:  un fragmento de  la Cruz del Calvario, uno de los clavos con los que Jesús fue crucificado y la corona de espinas.

El mundo comparte del dolor del símbolo no sólo de Francia, sino también de su valor en la historia católica.

Las lágrimas no alcanzan para describir lo que para muchos significa su  arquitectura, sus reliquias,  su testimonio,  la acogida de millares de  pasos  de los ciudadanos de todas las naciones que la visitaron.

Su edificación comenzó en el año 1163 y concluyó en 1345: llevó 182 años construirla. Dedicada a María, madre de Jesucristo, se sitúa en la pequeña isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena. Sede de la archidiócesis de París, es uno de los monumentos más populares de la capital francesa y pertenece al culto católico.

Son más de 800 años devorados por las llamas en la Catedral de Notre Dame  representa uno de los edificios más emblemáticos de la historia de la arquitectura religiosa.

El voraz incendio  ha provocado que miles de personas de todo el mundo  publiquen en las redes sociales su fotografías personales  de visitas al lugar más visitado por los turistas en Francia.

Las lágrimas de propios y extraños  quizás hubieran podido alcanzar para sofocar las llamaradas que consumieron sus emblemáticas estructuras.

Desde París,  turistas panameños  visitaron  la catedral  horas antes que se originara el incendio, sin imaginar que serían de los últimos  visitantes que pudieron disfrutar de su exterior  tal como era antes del incendio.  Estos panameños registraron vídeos y fotos  desde las inmediaciones al  otro lado del río Sena.

El Dr.  Miguel Antonio Bernal  escribió en twitter: “Una tragedia sin nombre para la historia humanidad, una pérdida que las lágrimas no alcanzarán para manifestar el pesar. Notre Dame estará por siempre en nuestros corazones y en nuestra memoria!”.

REACCIONES

Presidentes de todo el mundo han expresado su dolor por la pérdida  de Notre Dame.

Para los católicos  desde  la Librería San Pablo Sevilla‏ este twitt:  “Estamos invitados a rezar un Avemaría, suplicando a la Virgen que las insoportables y desgraciadas imágenes del incendio se conviertan en gracias, para que la restauración de Notre Dame de París llegue a ser una parábola de la reconstrucción de la fe de Europa desde sus cenizas”.

Leave A Comment