Artículos de Opinión

LECTURA DEL ESTADO Y EL MANEJO DE LA ECONOMIA: O VIVIR O SUCUMBIR.
27 de abril de 2021
320 vistas

LECTURA DEL ESTADO Y EL MANEJO DE LA ECONOMIA:
O VIVIR O SUCUMBIR.

Por: Ramiro Guerra M.
Abogado y cientista político.

Estudiosos del tema afirman que el corazón del estado lo constituye el ejército o la fuerza policial. Se dice, con alguna razón, que el estado se reserva para sí el monopolio de la violencia. Lo anterior constituye una verdad de a puño. Igualmente, sesostiene que el estado, en última instancia, responde a salvaguardar el sistema y más cuando éste es puesto en peligro.
No siempre el control sirve, única y exclusivamente, al poder económico. Carlos Marx, en el Manifiesto Comunista, escribió, que el estado capitalista (moderno), formalmente, surgió representando los intereses generales de la sociedad. Esa afirmación, explica el por qué siendo el estado , el estado capitalista, no siempre el control es ni puede ser de modo absoluto o extremo.
En la historia, los ejemplos sobrarían, para sostener que el estado se autonomiza, relativamente, frente a los sectores dominantes, para salvaguardar sus propios intereses estratégicos. Relación ésta nada entendida por los que se creen únicos dueños del estado.
Esa autonomía relativa de un estado que, formalmente, se presenta como intérprete de los intereses generales de la sociedad, propicia que la dominación no sea tan grosera y brutal y, en su lugar, propicia espacios de mayor y más participación y de un estado propulsor de equilibrio social. Cuando esos equilibrios apuntan a lo sistémico, los poderes económicos -caso el Chile de Salvador Allende y el Perú de hoy-, que vienen apelando a un golpe , de ganar Pedro Castillo, frente a la hija de Fujimori. Estas fuerzas ven en la victoria, la amenaza al sistema de dominación. No un cambio, para mas democracia y un estado más democrático, dentro su propio sistema.

En consecuencia, también toca analizar que dejar todo a la Ley del Mercado, a su mano invisible, constituye un error terrible, sobre todo en las economías regionales. La Constitución Nacional, caso panameño, reserva para el Estado (artículos 282 y 284) el poder de intervenir en la economía, orientándola y regulando la misma para que, si bien se prioriza la actividad privada, ésta debe procurar el mayor reparto posible con equidad, lo mismo que intervenir en los servicios y productos de primera necesidad, de tal suerte que impida, a toda costa, la especulación salvaje.

Estos artículos de nuestra Constitución, cabe señalar, se encuentran vigentes. Pero la realidad, simplemente, los tiene como adornos de frescos y frontispicios y no ha habido gobierno alguno que los tome como referencia en el ejercicio de la gobernabilidad.
Prevalece, el Síndrome de Poncio Pilato, lavarse las manos y someterse a la mano invisible del mercado. Nada de regulación, menos intervención en los términos y condiciones que señalan los artículos citados.
Otro ejemplo, la tributación progresiva, también tiene una base constitucional. Hay una resistencia, ni siquiera culposa, sino dolosa, en lo que toca hacer valer estas normas de la Carta Magna.
El ejemplo de la postura ideológica de nuestra derecha local analfabeta, nos conlleva a señalar que la experiencia de EE.UU., en la Gran Depresión de los años 29 y 30 del siglo pasado, hace casi cien años, no pudo ser resuelta por los que se aferraron a la tesis de la mano invisible y la desregulación del mercado. Tuvieron que traer a John Maynard Keynes, quien se salió del rígido esquema clásico y aconsejó la intervención del Estado y la misma, a través de grandes inversiones en obras públicas e infraestructura, logró reactivar la economía de Estados unidos de América, la cual se había venido al suelo, tras los efectos devastadores de la Gran Depresión.

Yo, precisamente, no soy Keynesiano, pero los que administran la cosa pública y particularmente la economía de este país, debieran leerse las obras de Keynes y dejar de continuar en el camino de la desregulación, la privatización y la disminución excesiva del Estado, para complacer a los que, desde la plutocracia, quieren someternos a la dictadura de sus caprichos y veleidades.

Toda la conducta del Gobierno actual advierte una amplia complicidad manifiesta con el poder económico, y el resto de los panameños, parece que no contamos en lo absoluto o no nos damos cuenta de lo que hacen con nuestra economía y con nuestros bolsillos.

 

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

Un llamado a la conciencia.

Un llamado a la conciencia.    Por: Lic. Abel Vergara López – Abogado. Panamá, domingo 16 de mayo de 2021. El auge del comercio luego de la reapertura que pone fin al toque de queda, trae consigo una mayor circulación de personas en centros comerciales y en las calles mayor tráfico vehicular, lo que además está […]

MES DE LA ETNIA NEGRA..POLITICA Y CULTURA

MES DE LA ETNIA NEGRA..POLITICA Y CULTURA Hay quienes piensan que los diversos debates sobre discriminación por motivos de la raza, estancan, me incluyo. Celebración de un cascarón, una mascarilla ..- el color de la piel – Haciéndose , cómplices de la subida al escenario de un pretendido supremacismo de carácter teológico y religioso… agrego.. […]

“EL PODER” DEL PODER ECONÓMICO

  “EL PODER” DEL PODER ECONÓMICO Por: Jorge Zúñiga Sánchez ……………………………………………………………………………………………………………………………………….. Hay una extrema carga demagógica, en eso discursos políticos que centra sus críticas en el control del poder económico ejerce en la vida nacional. Eso ha llevado a la ciudadanía a que crea que en la adjudicación de todo contrato público, o en la […]

El futuro del sector portuario – ARTÍCULO DE OPINIÓN

Por  Eduardo Fernández S. Demonizar la industria marítima pone en peligro el negocio de trasbordo de contenedores, las operaciones en Panamá de las más importantes navieras del mundo y el Hub logístico. La salida de una de esas navieras, crearía una crisis laboral y económica al sector portuario nacional. Eduardo Fernández S.* En el 2005 […]

A %d blogueros les gusta esto: