Artículos de Opinión

LA SUBORDINACIÓN JURÍDICA Y ECONOMÍA DIGITAL
2 de marzo de 2021
217 vistas

LA SUBORDINACIÓN JURÍDICA Y ECONOMÍA DIGITAL

Rafael Nieto, Abogado.

El Derecho del Trabajo, surgió con el propósito de brindar protección a la clase trabajadora, que
con motivo de la revolución industrial, creo una desigualdad socio económica y que generó
muchos abusos, los cuales fueron detonantes de protestas y otras manifestaciones, que
contribuyeron a la creación de legislaciones que dignificaran al trabajador y el ambiente laboral.
Los trabajadores, cuya posición en la relación laboral es la más débil, se centra básicamente en
una dependencia, que tiene matices económicos, cuya manifestación se da con el salario
(contraprestación por las horas laboradas) y la subordinación jurídica, que se manifiesta en la
disposición del trabajador a la dirección del empleador, es decir, le indica qué trabajo hacer y
cómo lo debe hacer (jerarquía).
Como pilar fundamental del Derecho del Trabajo, la subordinación jurídica ha sido el elemento
que hasta hace poco tiempo, servía para determinar o establecer si se estaba ante una relación
laboral o no. Esto, era más fácil de dilucidar antes de la irrupción de la internet y la consecuente
creación de un nuevo tipo de economía, la economía digital.
Nuestro Código de Trabajo en el artículo 64, señala que la subordinación jurídica consiste en la
dirección ejercida o susceptible de ejercerse, por el empleador o sus representantes, en lo que se
refiere a la ejecución del trabajo. Si no hay dirección en lo que se refiere a la realización del
trabajo, debe entenderse que no es contrato de trabajo, pudiendo ser, por ejemplo, un contrato
de servicios profesionales.
Hoy en día, hay serias dudas sobre este concepto fundamental, ante la entrada de nuevas formas
de producción y organización laboral, que da margen a que las empresas eviten o eludan la
contratación laboral y el pago de los derechos y prestaciones que pudiesen generarse de la misma,
dando con la exclusión del carácter protector de la legislación laboral.
A nivel doctrinal, se da varias corrientes que pretenden esclarecer el panorama, ya sea para
sustituir o complementar la subordinación jurídica como el elemento que define una relación
laboral. Una pretende que se esfumen los límites entre el trabajo dependiente y el autónomo, por
lo que cualquier actividad que implique el pago de salario o remuneración alguna, se le debe
otorgar protección.
Otras hablan de una inclusión parcial, es decir, ciertas actividades o colectivos serían protegidos,
con garantías que se brindan a los trabajadores subordinados. Dicha protección reviste un carácter
general y abstracto. La otra forma es la inclusión cerrada, quedando protegidos cierta clase de
trabajadores, mediante relaciones laborales especiales, ya que la manera de efectuar su labor,
pueden colocarlos fuera de los límites de la subordinación jurídica.
Es evidente que en nuestro país, el desarrollo de algunos negocios, cuyo sustento se basa en
aplicaciones informáticas (para entrega de comidas, servicios de transporte, entre otros) ya han
trastocado nuestro Código de Trabajo, toda vez que muchos de las personas contratadas para el
desarrollo de la actividad comercial, dejan duda respecto a si se trata realmente de un contrato
laboral o de otro tipo.

Estas aplicaciones y por ende las empresas que las crearon o sustentan, revisten un aspecto de
intermediación, dando a entender que quienes prestan el servicio ( en el caso de UBER por
ejemplo) son autónomos, lo que lleva a un cuestionamiento sobre si la figura de la subordinación,
es suficiente para fijar la protección laboral o no.
Debe darse un debate serio de este problema. Nuestro Código de Trabajo tiene casi cincuenta
años, estando prácticamente desfasado, no sólo por el tiempo transcurrido, sino también por los
avances tecnológicos. Lo manifestado obedece, al desfase que hay entre la discusión, aprobación
de normativas y los avances científicos y tecnológicos, que en la mayoría de los casos pudiese
superar la voluntad política.
En conclusión, este elemento determinante de la relación laboral, ya no es como lo entendemos,
sobre todo porque el sustento legal actual, no aborda los vacíos o lagunas legales (pudiesen ser
llamados zonas grises) que la economía del siglo XXI ha hecho emerger y los cuales son de
prioridad discutir, para buscar las soluciones a los problemas que se presenten, siempre teniendo
en cuenta el balance que debe existir entre capital y trabajadores.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

ABANDONO, VIOLENCIA Y DAÑO ESPIRITUAL

ABANDONO, VIOLENCIA Y DAÑO ESPIRITUAL Por Edilia Camargo Ni Dios mismo quiso mezclarse.  Así  titula Annick Kayitesi-Jozan  su relato sobre el genocidio de Ruanda, ( 2017) Es permitido sumar a Primo Levi..Si fueran hombres.. ..Narrativas  de primera fuente, sobre  políticas de exterminio y de odio a nivel de Estados..regímenes. Auschwitz y otros Campos, matricularon  gitanos, […]

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN.

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN. Por Ramiro Guerra M. Abogados y cientista político. 08/04/2021. Cómo hacerle comprender a gobernantes y políticos lo que a menudo ha venido afirmando la CEPAL: El modelo económico dominante ha llegado a tal grado de agotamiento (fracaso) que es incapáz de generar desarrollo. El discurso del crecimiento […]

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA?

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA? Por: Silvio Guerra Morales.    I TESIS. “Tesis:  La pandemia, sin duda alguna, ha golpeado a casi  todos los sectores de nuestra economía.  Para las grandes mayorías la pandemia ha sido obscuridad, para otros, pocos, poderosos comerciantes, ha sido sol radiante, esplendoroso, de […]

La doble moral de la “masculinidad” Panameña

La doble moral de la “masculinidad” Panameña Por: Ronaldo Buchanan   Ya desde hace varios años atrás se ha visto a “varones” panameños no tomar Las riendas de trabajos o menesteres propias masculinas, nos impresiona el Gran doble discurso de nuestro “ varones “ inculcándoles a sus hijos igualmente Varones asuntos y costumbres que ni […]

A %d blogueros les gusta esto: