Artículos de Opinión

La Elipse Cónica El rescate de la Cultura Nacional en opinión de Mirla Díaz.
3 de agosto de 2020
372 vistas
MANUEL E. MONTILLA (Panamá, 1950).
Investigador visual y literario, gestor cultural, editor, coleccionista, curador de arte, comunicador interactivo, artista plástico. Colabora con textos, poemas, ensayos, dibujos, viñetas y fotografías en diversas publicaciones nacionales y foráneas.
Director Ejecutivo de la Fundación para las Artes Montilla e Hijos, de la Pinacoteca de Arte Contemporáneo de Chiriquí y del Sistema Editorial Fundación. Reside en David, Chiriquí.

PANAMAPRESS – La Elipse Cónica El rescate de la Cultura Nacional en opinión de Mirla Díaz.

Presentación: Manuel Montilla Muestra de Arte: Julio Lambert Ortiz

Hace unos setenta años se planteó un problema en la Escuela Práctica de Altos Estudios, en Paris. Se estaba incorporando una nueva disciplina y su denominación causaba ciertas incomodidades. La impronta de la “Sociología del Arte”, tal era el apelativo, chocaba no solo por lo reciente sino por su carácter provocativo. Hasta entonces solo a través de Hauser se había concretado algo que él había denominado la “Historia Social del Arte”.
El diferendo estaba servido. Era una divergencia entre dos métodos. Por un lado la visión desde un esquema de la historia, o de lo histórico, fundado en los manuales, preconcepción no directa, y otro que buscaba atenerse en directo, y por tanto en activo, al estudio de las obras en sí.
En el primer grupo estaban el propio Hauser y Antal. En la segunda propuesta Pierre Francastel. Años después, junto a la lingüística y la psicología, la sociología del arte tomo una presencia firme en el pensamiento crítico de las vanguardias.
Según la problemática de Hauser, la historia social de las artes plantea como objetivo primario una investigación por la amplitud, más que por el modo, de la incidencia de las artes en la sociedad actual. Sin marcar referencias con instancias históricas del pasado más que en índole muy superficial.
Por su parte la sociología del arte prohíja el necesario conocimiento, por tanto más profundo, de las sociedades actuales. Considerando que el artista es un traductor, merced a sus particularidades en cuanto al lenguaje del arte, de una percepción del mundo integradora de la totalidad de la sociedad en la que está inmerso.
Desde entonces muchas aguas se han desplazado por los entresijos del actuar humano y las concepciones sociológicas han transcurrido por sus propios lindes, buscando ese encuentro con los fundamentos de las expresiones del arte. Es de interés, para seguir algunos de estos caminos, la obra que en 1970 dio al público el propio Pierre Francastel: “Sociología del Arte”, y que nos presenta en traducción al español Alianza Emecé en 1975.
En la introducción a este escrito, Francastel, finaliza anotando que: “En su esencia, la obra no expresa lo real, sino que ofrece un modelo selectivo de ordenación de las sensaciones visuales. Esto explica ese hecho sorprendente de que poseamos naturalmente la posibilidad de entrar en comunicación directa con obras de arte creadas en civilizaciones alejadas de nosotros tanto en el tiempo como en el espacio, y que esas obras puedan brindarnos un instrumento extraordinariamente rico y preciso de evaluación de conocimientos y de valores fijados en su origen por creadores aislados y adoptados luego por grupos humanos cada vez más amplios, mediante un juego de alteraciones, de mutaciones, de transferencias, sobre las cuales todo está por aprender.”
En párrafos anteriores había anotado sobre la validez e importancia paralela de todos los lenguajes del conocimiento humano, sin subalternidad de ninguno. Manifestando lo esencial de encontrar los vínculos comunicativos con ellos. Concluyendo con una sola vía: la educación, el aprendizaje.
Este año la Escuela Nacional de Artes Plásticas, y su acervo nacional, cumplen 107 años. Por cuestiones de la esencia, de la prosapia, de nuestros gobernantes conmemora tal celebración en total abandono y en la entrada de su extinción. En la ciudad capital la ENAP (nombre histórico, el actual es más pomposo e intrascendente), no cuenta siquiera con una sede que le otorgue alguna dignidad como institución educativa.
Pero los encargados de la Cultura miran para otro lado y pretenden endosar el cadáver, para su inhumación, al Ministerio de Educación. Que tampoco tiene ni interés ni capacidad organizativa o técnica. La educación de las artes está al garete. O sea que en unos años tendremos muy exitosos emprendedores culturales, cosa excelente, pero ya no tendremos artistas. O los tendremos, que las artes sobreviven a todo, pero no merced al mandato constitucional que prohíja al estado a su promoción, sino porque los propios artistas tendrán que subir la loma en solitario.
Una de las voces que se levantan en este desierto es la de la docente Mirla Díaz Rodríguez, quien es artista plástica, escritora y gestora cultural. Lleva años implementando y promoviendo la literatura infantil y juvenil. Y es una firme defensora del derecho a la cultura, y a la educación en las artes, de una forma integral.
Hoy tenemos, una vez más, sus consideraciones puntuales a través del escrito que ha denominado: “La sociedad civil al rescate de la Cultura Nacional”
“En cualquier sector de la sociedad, y como es en este caso, el ligado a la cultura del país, si se toman medidas a espaldas de personas, grupos, comunidades y asociaciones a las que se afectan con medidas, leyes o intenciones políticas, no cabe duda que esas actuaciones amparándose de puestos de mando y jurisdicción, se hacen violando derechos humanos como lo son el derecho al trabajo, el derecho a ejercer profesiones para las que se prepararon y el derecho a llevar sustento a sus familias, derecho a crear emprendimientos (empresas, compañías) que ofrezcan obras y ofertas culturales que los gobiernos no ofrecen, el derecho que tiene cada niño y joven a recibir una educación integral permitiéndoles luego elegir un futuro o carrera en el sector cultural fortaleciendo al país.
A su vez, con esas opacas actuaciones de autoridades se coarta a adultos mayores su derecho a expresar e incrementar su acervo cultural con eventos que llenarían su vida de sano esparcimiento. Y teniendo todo esto en mente, grupos de profesionales en las artes luchan desde hace años por establecer reglas justas; comunidades siguen trabajando en pos del desarrollo social y cultural del país, como lo hacen las 22 comunidades educativas del Ministerio de Cultura, que integran a más de 200 familias y a administrativos con 110 familias aproximadamente. Pero ahora se suman 500 familias de las compañías de teatro que trabajan en la ciudad capital, las asociaciones y promotoras teatrales que se benefician también de estos eventos.
Como se percibe, un sector productivo y familias panameñas afectadas por negligencia y falta de liderazgo de autoridades vinculadas a la cultura recayendo la mención en la figura del Ministro de Cultura y de los encargados de las áreas de Educación Artística y de las Artes, en esa institución del estado panameño. Pero qué hay de la otra entidad ministerial que debería velar por todo esto; ¿Y la Ministra de Educación? Muy bien gracias, ¿Y usted?
Al parecer cuando se les hablan de problemas existentes, prefieren reunirse con cualquiera, menos con los primeros afectados, los profesionales y especialistas, distrayendo la atención en promociones de actividades culturales, redes sociales y entretenimiento, muchas de estas ni creadas, ni realizadas por el mencionado ministerio de cultura o sus subalternos. Creyendo así, poder engañar al público en tiempos de pandemia al dilatar la atención seria a problemas y soluciones afectando doblemente a trabajadores en la cultura.
La sociedad panameña no merece recibir distracciones o falta de decisión de autoridades, porque demuestran irrespeto y falta de conocimiento en lo que dicen dirigir y dando poca importancia a familias de los teatristas, trabajadores y profesionales especializados del arte.
La sociedad civil se está organizando en torno a quienes promueven que no se eliminen los institutos, centros y escuelas que desde los inicios de la década de los 70 y bajo la atinada dirección del maestro de la Plástica Panameña Adriano Herrerabarría, el también maestro Luis Aguilar Ponce y otros, iniciaron clases en el interior abriendo una a unas dichas comunidades educativas.
Sin visión no se logran grandes cosas, y fue gracias a la trayectoria de estos maestros que se formaron muchos profesionales de las artes, dando glorias a Panamá, aunque algunos quieran negarlo motivados por envidia o incapacidad. Ni la historia ni la sociedad, dejarán que se salgan con las suyas pues se está en alerta a cada paso por los desaciertos cometidos, y no permitiremos que con dinero o recursos del estado se cometan atropellos o violaciones a los derechos humanos.
Para democratizar la cultura se necesita conocer lo que significa “Democracia”, dado que por lo demostrado en el poco tiempo de gobierno no evidencian conocimiento o capacidad de ejercerla. Si el actual gobierno realmente le interesa el pueblo se cuidaría mucho de mantener a la cabeza o liderazgo a personas que no saben, no quieran o no puedan realmente comprometerse a tiempo a las soluciones o engrandecer la cultura del país. Los teatristas, trabajadores y docentes especializados de las artes no están solos, como sociedad nos organizamos para luchar junto a ellos por sus justas aspiraciones.”
…..
Muestra de Arte: Julio Lambert Ortiz, artista panameño que realizó una prolífica obra pictórica de abstracción matérica. Trabajó la escultura en volúmenes orgánicos. Vivió durante muchos años en San José, Costa Rica, donde propició notables vínculos de las artes de Costa Rica y Panamá. Fue integrante internacional de la Pinacoteca de Arte Contemporáneo de Chiriquí.

David, Chiriquí, Panamá. 1 de agosto de 2020

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

Reflexión sobre el uso de la bicicleta sin que represente un peligro

Reflexión sobre el uso de la bicicleta sin que represente un peligro Por Cristóbal A. Chen Periodista chensolis23@gmail.com La bicicleta es un medio de transporte y de deporte que es utilizada con éxito en grandes urbes metropolitanas de países como China, Estados Unidos, Colombia, Brasil y Europa para disminuir la contaminación del ambiente con ciclovías […]

Imposiciones de criterios en nuestra sociedad panameña

Imposiciones de criterios en nuestra sociedad panameña Por: Ronaldo Buchanan A lo largo del tiempo hemos visto que Dentro de nuestro entorno, se ha venido De forma muy subliminal imponiendo Criterios tanto de tendencia ideológica Como religiosa, algo que a todas luces Es inaudito debido a que cada ciudadano/a Está en la libertad de expresar […]

PROBLEMA CULMINADO O INICIADO.

PROBLEMA CULMINADO O INICIADO. Roberto Antonio Morán De León Abogado Orobio y Orobio roberto@orobioyorobio.com/ramdel2080@gmail.com 67741065/3406355 Objetivo general • Estudiar las Causas de Terminación en el Derecho Laboral de Panamá. Objetivos específicos • Definir la importancia de la carta de despido • Establecer el contenido de la Carta de Despido Panamá tiene ocho fórmulas de terminación […]

EL EFECTO RBG.. UNA VIDA SUPREMA

EL EFECTO RBG.. UNA VIDA SUPREMA Dra. Edilia Camargo “Further step”.! ….. 9;48am..hora de Washington… ..El fèretro , cubierto por la bandera de las estrellas..porta el cadàver de la primera mujer y primera Jueza en la historia de Estados Unidos, “ to lie in State “… Suben, los soldados de las divisiones del Ejèrcito, uno […]