Artículos de Opinión

La elipse cónica: conversando de artes y letras.
12 febrero, 2020
470 vistas


LOS CAMINOS DE LA CULTURA (Primera parte)
Por Manuel Montilla

El incómodo pensador Friedrich Nietzsche, expresa: “La cultura y el Estado ─no nos engañemos sobre esto─ son rivales: el “Estado de cultura” no pasa de ser una idea moderna. Lo uno vive de lo otro, lo uno prospera a costa de lo otro. Todas las épocas grandes de la cultura son épocas de decadencia política: lo que es grande en el sentido de la cultura ha sido apolítico, incluso antipolítico”.

En recientes acciones se está “conversando”, en distintos ámbitos del país, sobre el contenido y propuestas de un anteproyecto de ley número 324 cuyo título reza “General de Cultura” y que fue presentado el 27 de enero de 2020 por el Honorable Diputado Héctor Brands.

Ley de deuda antigua, contiene, el citado documento, XIX capítulos con 226 artículos. En primera instancia, es positivo que se consulte al país sobre tan importante asunto. Pero más trascendente será si realmente son escuchadas todas las voces, todas las posturas, todas las ideas, y se logra una ley de consenso y que llene las expectativas. Todo lo humano es relativo (menos su infinita estupidez, como nos acota Einstein) y por ello es tan importante que se mire este empeño de todos como positivo. Esperemos que realmente sea tal.

Ya se han realizado conversas en algunas provincias, continúan en otras y el cierre, de la consulta gubernamental, será en la ciudad capital en fecha próxima. Como no estamos al margen, pero tampoco somos dueños de toda la verdad, queremos escuchar otras voces, en paralelo y que nos den una visión otra. Cada uno expondrá su verdad e inquietudes con responsabilidad y respeto, pero con firmeza.

Iniciamos con un artículo “GENOCIDAS CULTURALES” de la gestora cultural, profesora de arte, pintora y escritora, Mirla Lina Díaz. En el transcurso de los próximos aconteceres iremos dando a conocer diversas ideas y posturas al respecto de interesados de todo el país. Esperamos que el debate sea de altura, productivo y se logre una ley, que sustente sus objetivos más altos.

El artículo de la profesora Díaz tiene profundas implicaciones en la educación de las artes y en los centros educativos que de ello se encargan. Es notorio que la Escuela Nacional de Artes Plásticas de Panamá, institución que cuenta más de un siglo, ni siquiera tiene una sede propia. En igual o peor estado se cuentan instancias de otras artes.

Lo expresó en su momento el escritor Miguel de Unamuno: “Sólo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe… Sólo la cultura da libertad… No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; no la de pensar, sino dad pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura”

“GENOCIDAS CULTURALES”
Panamá 3 de febrero de 2020
Autora: Mirla Lina Díaz R.

La cultura en nuestro país ha estado amenazada por diversos impulsos que no benefician a la sociedad, sometida a regentes ignorantes y pretensiosos de poder, de hecho se nos muestra cercenada por genocidas culturales y cómplices de momento, algunos incluso del ámbito de las manifestaciones artístico culturales.

Estos intereses mezquinos de grupos, y sus impulsos politiqueros, han formulado sistemáticamente la eliminación de derechos del menor, los jóvenes y comunidades para que se cumpla y promueva la apreciación y expresión sana y libre a través de las diferentes disciplinas artísticas, que para muchos se convierte a futuro en carreras profesionales por ejercer, elevando la realización en representatividad, alcance e identidad de la cultura panameña.

Remontando fechas atrás en la década de los 70’s, cuando de una Secretaria de Cultura dentro del Ministerio de Educación se pasa a formar parte del INCUDE, por una nefasta decisión que otorgo por oficina un minúsculo espacio debajo de una escalera en un estadio de la capital. Por aquel entonces figuró el señor Fito Duque como director del Instituto Nacional de Cultura y Deporte (I.N.C.U.D.E.).

Y rememorando, además, que gracias a la valiente determinación de profesionales como el profesor y músico Jaime Ingram y una dama, insigne por su labor dentro de la arqueología, como lo fue Reyna Torres de Arauz se consiguió elevar el rango a Instituto Nacional de Cultura, el hasta hace poco INAC. Pero cuando este obtuvo y retuvo creaciones nobles como por ejemplo escuelas e institutos de bellas artes, museos entre otros menesteres para exaltar la cultura del país con presentaciones de profesionales nacionales y extranjeros, formando y fomentando en jóvenes el deseo de incursionar en diversas disciplinas culturales, se dieron cortapisas que impidieron mayor desarrollo. Penosamente no duro mucho ese despertar y auge cultural.

Casi al mismo instante de este fortalecimiento para la identidad panameña, nuestro pueblo y la sociedad, surgen los genocidas culturales que fraguaban junto con sus cómplices, el cómo perseguir maestros y docentes de artes, eliminando asignaturas tendientes a atender y descubrir talentos e iniciar a muchos en el interés de su mayor conocimiento cultural y artístico. Y es que estos docentes, y conocimientos, evitaban que personas con un título se convirtiesen en ignorantes de su propia cultura y carentes de cultura universal.

Con esta fórmula se pretendió castrar para siempre a generaciones que optaron por expresar sus frustraciones, deseos insatisfechos, anhelos de superación a través de la violencia, las pandillas y vicios tales como droga, alcohol, apuestas, etcétera.

Hoy día, cuando se trató ya la ley que creo en nombre el Ministerio de Cultura y ahora la conformación rumbo a debate de su estructura interna, se asoma un zarpazo para acabar ya con lo que queda en el país de la trinchera del arte, su enseñanza, formación y proyección. Se podrá argüir términos de la cultura naranja, y extrapolar consideraciones del mundo del cine, es más, se interesa mezclar quizás por medio del turismo recetas chabacanas de espectáculo o presentaciones, desbocadas intervenciones de arte sin sentido, refritos para las llamadas redes sociales y negocios faranduleros del medio popular, solo para entretener. Producto de esta mezcla y gran circo llegar a atribuir, de manera exagerada, una fachada de direcciones embestidas de facultades asombrosas o nomenclaturas disfrazadas de ornato, belleza y comercio. Todo en detrimento de aquella estructura que se pretende desconocer y demeritar y que ha luchado con sacrificio y vocación como los son escuelas de arte, centros e institutos de enseñanza especializada, algunas con más de cien años de historia.

Es obvio que desde pasados gobiernos ya están los intentos en esta elección de acoso y maltrato a las más de veinte comunidades educativas en arte y cultura, que se han esmerado en sobrevivir con su evidencia de labor docente al prepotente desgreño administrativo, arbitrariedades, ilegalidades, falta de pagos y abusos de autoridad que de manera paulatina han ensañado para con estas comunidades educativas sin que nadie pusiese un freno.

Mucho cuidado se ha de tener en este nuevo Ministerio de Cultura y sus autoridades, porque no es nueva la estrategia de argüir falta de presupuesto o fondos incompletos e insuficientes para funcionamiento. Pero recordemos que siempre hubo fondos de sobra para aquellos que con intención quisieron afectar la cultura e identidad panameña, aquellos Judas que hicieron viajes para turistear en congresos y seminarios, hacer gastos telefónicos sin sentido, comprar vehículos lujosos sin utilidad o quien sabe que otras cosas desconocemos del mal uso de recursos y dinero. Dinero que es de todos nosotros, los contribuyentes, y que sirvieron para colocar botellas sin preparación en ciertos cargos y salarios jugosos como botín politiquero y partidista malsano.

Todas estas afectaciones y acciones indeseables mermaron lo destinado a esos centros, escuelas e institutos de formación especializada en artes y cultura, su funcionamiento, su promoción, su utilidad, provocando no solo su escaza matricula sino también su casi desaparición. Con todo esto ¿Qué futuro espera a los cada vez menos profesionales en artes y cultura? ¿Y para los nuevos talentos por desarrollar que se propone, acaso solo ser entretenimiento para otros? Sombrío escenario se vislumbra en una “estrellada” educación.

La enseñanza en artes ya estuvo antes que muchos centros educativos formales básicos en el país, desde inicio de la república. Estuvo también dentro del Ministerio de Educación y no se le otorgó lo necesario. Forzados a agruparse al deporte y luego a separase, teniendo cierta posibilidad de desarrollo como INAC. Sin dejar de ser llamado un dinero mal gastado por tantos y tantos gobiernos de turno, despreciándola o destruyéndola.

Falta ver el tratamiento que se dé ahora a ese pequeño párrafo de cuatro o cinco líneas puesto en penúltima página del proyecto presentado, destinado al traslado de las comunidades educativas especializadas en artes y cultura. Y si pasa efectivamente al Ministerio de Educación, el como parece ser un secreto incomodo o demasiado peligroso. Futuro incierto sin duda, ya que en los 70 se eliminaron del plan de estudios las materias en arte, bajo Arístides Royo en el Ministerio de Educación. Por ende queda del Ministro de Cultura con su autoridad máxima y la señora Ministra de Educación el aclarar a la ciudadanía y afectados inmediatos, que está pasando para con estas comunidades educativas de rol tan importante desde sus fundaciones por su visión de patria, por ilustres personajes que con esfuerzo, voluntad, sacrificio, vocación y tiempo lograron brindar al país tantos profesionales de prestigio en tantas disciplinas.

La idea o norte de pretender lo nuevo de un Ministerio de Cultura no debería ser el atentar contra lo funcional establecido, aquello que dio el verdadero sustento a aquel Instituto Nacional de Cultura, sino más bien notar que ya sea centros de enseñanza especializada, patronatos, organizaciones y demás, surgieron producto de la incapacidad gubernamental de dar solución a necesidades culturales por décadas y sumado a esta realidad la más profunda y nefasta, la de aquellos intereses politiqueros que pretenden mantener ignorante e inculto al pueblo para así poderlos manejar como votantes de la patria boba, a su antojo y placer, saqueando y deshaciendo nuestro patrimonio cultural de país, mientras con jamón, regalos y otras dadivas sujetarlos a la miseria como ciclo permanente.

No creo que alguien quiere esto para sus hijos, nietos o para sí mismo, mucho menos para el pueblo panameño. Merecemos verdaderos artistas, gestores culturales y docentes del arte, con sentido de patriotismo que trabajaren a beneficio de la superación económica, social y cultural. Basta ya de sueños utópicos sacados de contexto para engañarnos. Hay que demostrar el mejor interés por parte de las autoridades de turno porque no solo se asesina a una persona de una puñalada, armas de fuego, hambre e insalubridad sino también quitándoles el derecho de expresarse en sociedad, saber apreciar el arte y conformar su identidad.

Sin cultura viva y sana se promueve violencia, vicios, corrupción y todo aquel que atente contra los derechos a vivir, aprender y conformar esa cultura optima, serán culpables del genocidio cultural y de igual forma sus cómplices ya sea que estén callados o encubriendo los malos actos con desinformación y morbo.

……….

Mirla Lina Díaz, es educadora jubilada, artista visual y escritora panameña. Participó en las nuevas jornadas de arte alternativo que se dieron en los años setentas y que configuraron la visión del arte pictórico nacional a la luz de las vanguardias internacionales. Ha obtenido numerosos y prestantes galardones como escritora de literatura infantil. Es miembro de PIALI y de la Academia Panameña de Literatura Infantil. Cuentacuentos y gestora cultural, desarrolla su labor en la provincia de Coclé, desde donde se proyecta a nivel nacional y foráneo.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

CARTA ABIERTA A LOS ULLOA. , ARZOBISPO Y PROCURADOR …

Señor Arzobispo: Con todo el respeto que me merece, me atrevo a escribirle esta Carta Pùblica para rogarle, en nombre de Jesucristo, nuestro Señor, suspenda Usted, la procesiòn aèrea con el Santìsimo, que tiene planeada.. este domingo,agarrado a una estatua de la Madre de Cristo.impuesta como Patrona de la Ciudad….. Supongo es la misma, que […]

El Comportamiento Social: Vacuna para controlar el COVID -19

Por Miguel Ángel Cañizales M. En momentos de crisis es cuando se revela la verdadera naturaleza de los comportamientos sociales de los seres humanos. Las personas en este estado emocional pueden manifestar, sensaciones, emociones, percepciones y hasta pensamientos compartidos con quienes se identifican. Presentan fortalezas o debilidades que entran en juego social, conscientes o inconscientemente. […]

JOSÉ MARÍA CASTILLO: ESTADO DE URGENCIA – ORDEN SOCIAL Y CAOS CASTILLO

José María Castillo | Articulo de Opinión | 3 de abril de 2020 El ESTADO DE EXCEPCIÓN es una institución que existe en la mayoría de los Estados democráticos: los gobiernos ante amenazas externas e internas pueden decretar la suspensión provisional de derechos de los ciudadanos con el propósito de reestablecer el orden constitucional. Se […]

RAFAEL NIETO: LA PRIVACIDAD DE LOS PACIENTES CON CORONAVIRUS. RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS

Rafael Nieto | Articulo de Opinión | 3 de abril de 2020 Recientemente me causó sorpresa un comentario en redes sociales, donde la persona pedía los nombres de quienes habían contraído covid19 (coronavirus), para según él, tomar medidas para cuidarse, al igual que los suyos, así como todas las personas que estuvieran alrededor de los […]