Artículos de Opinión

LA ELIPSE CÓNICA: BREVIARIO DE ANIMALES MENORES EN EL SISTEMA RS409
30 de mayo de 2020
817 vistas
MANUEL E. MONTILLA (Panamá, 1950).
Investigador visual y literario, viandante, gestor cultural, editor y diseñador de libros, crítico, coleccionista y curador de arte, conferencista, calígrafo, comunicador interactivo, bibliófilo, herrero de la palabra, artista plástico pluridisciplinario, con múltiples galardones. 30 exposiciones individuales y más de 800 participaciones en exhibiciones colectivas y bienales de arte en diversos continentes. Murales en Alemania, Japón y Panamá. Colabora con textos, poemas, ensayos, dibujos, viñetas y fotografías en diversas publicaciones nacionales y foráneas.
Director Ejecutivo de la Fundación para las Artes Montilla e Hijos, de la Pinacoteca de Arte Contemporáneo de Chiriquí y del Sistema Editorial Fundación. Representante y curador, para Panamá, de la Bienal Internacional de la Acuarela del Museo Nacional de la Acuarela Alfredo Guati Rojo, en México. Representante Nacional para Panamá de la International Watercolor Society (IWS).
Forma parte del Comité de Bioética de la Universidad Autónoma de Chiriquí y es colaborador para la organización del Congreso Nacional de Afrodescendientes que se gesta, anualmente, en esa primera casa de estudios.
Reside en David, Chiriquí, donde se dedica al impulso de lo cultural, a las investigaciones visuales, literarias, filosóficas, etnológicas y conceptuales, al diseño gráfico y editorial, a la fotografía de arte, a la edición de libros alternativos, al arte público y a las acciones de arte. Deambula en silencio por los caminos de una Mesoamérica plena de horizontes.

 Manuel Montilla | Redacción Panamá Press | 30 de mayo de 2020

Pinturas: Maestro Mario Calvit

Artículo 348. Especie designada como: humanos

Desarrollado por el escribiente científico: “Thadeus Galud Anpuredh”

El animal endémico signado en nuestros protocolos de ciencias menores como: humano, es un antropoide bípedo bastante estulto y que adolece de propuestas de carácter emocional y de inteligencia discursiva alguna. En las estepas del Sur lo criamos como carne de consumo para los esclavos del mundo escindido de Durmonilt, y otras colonias de nuestro Imperio. Es una verdadera plaga si se le deja procrear a su albedrio. Su lujuria y sevicia no tienen paralelo entre las especies más embrutecidas catalogadas en la escala diversométrica del doctor Polgrumd Swardh.

Un poco más al septentrión, en esta misma masa terrestre y acuosa, anotada como planeta 3-RS409, cultivamos una suerte de mandioca con que alimentamos a estas bestias indolentes y banales. Su tozudez crece a tanto que han llegado a asociarse en ritos simples, espurios y con figuras hórridas, en representación de algunas vagas deidades. De cierto, en determinada medida nos representan a nosotros y con ello piensan congraciarse en nuestra estima. Vana tontería. Pues conociéndoles, desde que llegamos a este tercer planeta del sistema de sol central RS409, les hemos estudiado, a fin de encontrarles otra utilidad que la de simple carne para esclavos, y ha sido inútil todo esfuerzo. Son incapaces de aprender lo mínimo y de hilar cualquier idea por esquemática que sea. A diferencia de otras variantes antropoideas con las que hemos logrados algún avance, más bien mínimos. Pero que abre algunas expectativas en lo futuro. (“Ver notas 563 a 596 de este Breviario”).

 

Al respecto el doctor Bredht Mercerierd, en su ya clásico libro sobre las especies de este planeta, ─”Eslabones perdidos en el tercer planeta del sistema RS409”─, les ubica en una escala muy inferior a otros antropomorfos que encontramos y con los que comparten una especie de cadena alimentaria muy básica y un vario accionar en gesticulaciones faciales.

La doctora Shutra Barizardt, famosa por su opera magna, ─”Animales en extinción del Sistema Planetario RS409”─, les ubica alguna habilidad manual, aunque muy limitada, suma agresividad interespecie, docilidad ante inferencias táctiles motoras externas y de contacto, y una gran debilidad ante el esfuerzo físico prolongado. Ni anotar algún logro en lo mental. Ella presentó la hipótesis que, tal vez, en un pasado muy remoto desarrollaron una plausibilidad de incipiente modelo cultural. Pero no encontró, ni ella ni sus estudiantes, prueba fehaciente de tales hechos. El supuesto tuvo como basamento algunas marcas muy antiguas en cavernas y promontorios esparcidos en puntos determinados del entorno planetario. Finalmente, la “Academia de Ciencias de las Especies Menores para RS409”, descartó tales elucubraciones y dio por finalizado el estudio.

 

Por su parte el académico lingüista y lexicógrafo doctor Rudhgero Camptolidt, de la sección de “antropología de comunidades animales de los nuevos planetas”, logró enseñar a un par de individuos, de esta especie macilenta e inepta, a pronunciar algunos sonidos guturales, sin embargo, al final, desistió de su empeño al ver la nula capacidad creativa que poseían los elementos dentro de lo estudiado, y el escaso valor como aporte de tales esfuerzos investigativos.

 

En el estudio desarrollado por nuestro eminente psicólogo, padre de la “psicología transversal de acciones primarias”, doctor Everdh Motrecaldt, se encontró una gran carga de brutalidad y crueldad bestial en los conglomerados humanos. Llamó la atención del estudioso la especie de ritual de apareamiento y de cómo la violencia primaba en este tipo de relaciones. Su discípulo graduando, protodoctor Cartus Sigrudht, logró, en condiciones de laboratorio, acoplar parejas de esta especie, y encontró un gran descontrol de sus reacciones emocionales, que al final les llevaban, en gran suma de los casos, a la oblación de la pareja sexual. Dado lo escaso de los fondos asignados a este programa hubo que desistir de continuar los experimentos. Aunque Sigrudht, en su informe al “Comité de Ciencias Menores RS409”, adujo lo limitado de los recursos presupuestarios y esbozo la teoría de que, en cierta manera, tal comportamiento se agenciaba por algún tipo de estrés, o efectos toscos, debido el encierro continuo y traumas precongenitales.

 

De todas formas, con anterioridad, el eminente anatomista de energúmenos arcaicos doctor Yougerdh Kriteldht, ya había diseccionado, en vivo, a tales criaturas, y pudo discernir de lo primario, tanto de su apéndice cortezal cerebrovascular como de su sistema de coordinaciones emocionales y respuestas eléctricas. En este estudio se pudo probar, por primera vez, de la diferencia de órganos reproductores de este espécimen. De cierto muy primitivos y básicos. Se logró establecer una suerte de ayuntamiento en donde una parte de la dupla insertaba una extremidad saliente de su bajo vientre entre las coordenadas similares de la otra cobaya. Este proceso, constató el científico, daba como resultado una evolución interior en la segunda unidad que presentaba como consecuencia un organismo similar a los estudiados, pero que dependía de un extenso desarrollo ulterior para llegar a la etapa de madurez sexual y agresividad física, propias de su comunidad.

 

Nos es grato cerrar este apartado, de interés secundario, anotando las muy recientes investigaciones de un equipo multidisciplinario dirigido por nuestro eminentísimo Canciller Honorable Angredh Montedradht IV, que en sus horas de ocio se dedica a las argumentaciones científicas, y que logró un gran éxito al poder encontrar la forma de preservar a estos antropoides para su traslado, y consumo fresco, en las colonias de trabajadores subyugados en distintos puntos de nuestro dilatado universo. Tal logro se pudo obtener merced a que la susodicha especie carece de abundante materia capilar, cosa diversa en otros antropoides, lo que permite envasarlos con un ligero sofrito, que los conserva con signos vitales, y permite un mayor lapso para su vencimiento como carne útil. Este desarrollo industrial nos permitirá un enorme ahorro en los bastimentos asignados a las colonias y mundos afines.

Algún humorista, despistado, dejó entrever la posibilidad de tal menjurje para nuestro propio consumo, lo que causo enorme hilaridad entre la población de nuestra especie. Por supuesto el guasón fue asignado a servir en alguna colonia de las más distantes. (Si no es que fue pasado a la “luz externa” con gran comedimiento.) Aunque no dejó de llamar la atención tal ocurrencia, sabiendo de lo excelente, delicado y muy característico de nuestro arte culinario, basado sobre todo en nuestras propias excrecencias de índole fecal.

 

 

Nota:

Extracto tomado del “Breviario de maravillas y otras circunstancias paleoantropológicas del Sistema RS409”. Varios autores. Publicado por Editorial “Transmundos Sigurt Antai”. Año 3020, estipulado en el calendario de la era contractual terrana (Fecha: 475859 de nuestro ordenamiento “Universi Tempore”).

 

Bibliografía:

*“La fuente nutricia de la carne del homínido humano apacentado en los establos de 3-RS409”, obra secular del eminente doctor Jolpydf Algrumdft. Centésima veintitrés edición, con aportaciones de su alumno Algurabd Putrgrad. Editorial “Cosmos Saguat”. Sin fecha de primera edición.

*“Normas procesales para los estudios de ciencias menores en el cuadrante RS409”. Doctor Preciusth Hortiurst. Trigésima segunda edición aprobada por la “Academia de Ciencias de las Especies Menores para RS409”. Editorial “Brundspah Previrusth”. Fecha: 475827 de nuestro ordenamiento “Universi Tempore”.

David, Chiriquí, Panamá, 29 de mayo de 2020.

 

2 thoughts on “LA ELIPSE CÓNICA: BREVIARIO DE ANIMALES MENORES EN EL SISTEMA RS409

  1. Primera distopía panameña post pandemia
    LA ELIPSE CÓNICA: BREVIARIO DE ANIMALES MENORES EN EL SISTEMA RS409

    Una distopía o antiutopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. El término, procedente del griego, fue creado como antónimo directo de utopía, término que a su vez fue acuñado por santo Tomás Moro, y figura como el título de su obra más conocida, publicada en 1516, donde describe un modelo para una sociedad ideal con niveles mínimos de crimen, violencia y pobreza.

    Las distopías a menudo se caracterizan por la deshumanización, los gobiernos tiránicos, los desastres ambientales u otras características asociadas con un declive cataclísmico en la sociedad. Las sociedades distópicas aparecen en muchas obras de ficción y representaciones artísticas, particularmente en historias ambientadas en el futuro. Algunos de los ejemplos más famosos son 1984 de George Orwell, Brave New World de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Las sociedades distópicas aparecen en muchos subgéneros de ficción y a menudo se utilizan para llamar la atención sobre la sociedad, el medio ambiente, la política y la economía, religión, psicología, ética, ciencia o tecnología. Algunos autores usan el término para referirse a sociedades existentes, muchas de las cuales son o han sido estados totalitarios o sociedades en un estado avanzado de colapso.

    Algunos estudiosos, como Gregory Claeys y Lyman Tower Sargent, hacen ciertas distinciones entre sinónimos típicos de distopías. Por ejemplo, Claeys y Sargent definen las distopías literarias como sociedades imaginadas como sustancialmente peores que la sociedad en la que escribe el autor, mientras que las antiutopías funcionan como críticas a los intentos de implementar varios conceptos de utopía. En su Dystopia: A Natural History (Oxford University Press, 2017), Claeys ofrece un enfoque más matizado e histórico de estas definiciones. Aquí la tradición se remonta desde las primeras reacciones a la Revolución Francesa. Se destaca su carácter comúnmente anticolectivista y también se traza la adición de otros temas (los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra nuclear).

    Fuente: Wikipedia

  2. Distopía versus utopía

    La distopía es el concepto que se utiliza como contracara del de utopía porque denomina a aquel mundo imaginario, que normalmente se crea para la literatura o para el séptimo arte, y que se caracteriza por ser desagradable, no deseable de vivir. Como sabemos, la utopía, también propone un escenario, un mundo que no existe en la realidad pero al cual se anhela llegar, alcanzar alguna vez, porque implica armonía, paz, amor, es decir, todas situaciones deseables y queridas por la mayoría de las personas.

    Por ello es que muchos también utilizan el concepto de antiutopía para denominarla también.

    El ámbito de la política ha sido el primero en utilizar este concepto allá por el siglo XIX, el dirigente político inglés John Mill usó la idea en uno de sus discursos parlamentarios.

    La distopía, una advertencia contra los males políticos

    Cabe destacarse que buena parte de las novelas, historias distópicas, utilizan o parten de hechos reales que suceden en las comunidades y que por el contenido negativo que ostentan terminarán generando hechos no queridos y totalmente disfuncionales para la armonía y salud de esa sociedad.

    Muchos comportamientos que son claramente negativos son tomados como acciones primordiales de las distopías porque claramente son capaces de desencadenar escenarios y modelos de países totalmente injustos y desequilibrados. Es decir, la distopía muchas veces actúa como advertencia de lo que puede llegar a suceder si no se producen cambios concretos y beneficiosos en el rumbo político o social, entre otros.

    1984, un mundo distópico

    Uno de los ejemplos más paradigmáticos y claros de distopía, en el ámbito de la literatura, es el libro 1984 del autor inglés George Orwell. Allí Orwell plantea cómo es la vida de una comunidad que es vigilada cada minuto por las autoridades y en la que están dominados por la propaganda política. Su personaje central, Winston Smith, es el único que intenta vivir y recordar el pasado como herramienta para rebelarse contra ese presente tan opresivo.

    A través de la obra, Orwell, intenta realizar una fuerte crítica del totalitarismo, es decir, mostrando la represión y la falta de libertad a la que se somete a esa sociedad quiere demostrar las consecuencias nefastas de vivir en un estado de cosas como es el dictatorial.

    Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: febrero. 2015 |

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

Duelo y vida nueva

Duelo y vida nueva El duelo es la reacción ante una pérdida. Es el reconocer que algo que valoramos se ha ido. El duelo nos produce dolor. Las pérdidas que genera el duelo pueden ser simbólicas o concretas. Simbólicas, por ejemplo, son aquellas que se dan cuando descubrimos que algo en lo cual creíamos firmemente […]

DECENIO DEL ENVEJECIMIENTO SALUDABLE

    DECENIO DEL ENVEJECIMIENTO SALUDABLE   A partir de 2021, estaremos atravesando dos Décadas Internacionales declaradas por la ONU…Afro descendientes y Nutrición. Arriesgado desafío de transversalidad e interseccionalidad entre acciones políticas diversas. Pero conjuntas, al más alto nivel. A casi 2 décadas de la Conferencia Mundial sobre Envejecimiento… Madrid 2002, bajo el lema…una sociedad […]

NO ES EL RATÓN. ES LO QUE SIGUE

  NO ES EL RATÓN. ES LO QUE SIGUE Por: Silvio Guerra Morales   Cuando en tu casa o apartamento encuentras que un ratón, sobre todo un bodeguero, ha entrado y nadie lo ha invitado, te haces de un garrote, una escoba, el trapeador, de lo que encuentres, para matarlo de inmediato. Tal vez dirías: […]

Delitos Contra la Salud Pública. CONTAGIO DE COVID-19.

CAPSULA JURIDICA. ARTICULO DE DISCUSIÒN PENAL. Facilitador: Abogado Renaldo Meléndez. Para el gremio: “Profesionales de Derecho” Delitos Contra la Salud Pública. CONTAGIO DE COVID-19. ESTE ARTICULO ES PARA ENTRAR EN UNA CONTIENDA DE OPINIONES SOBRE SI LOS CONTAGIOS DE COVI-19, SERAN SANCIONADO POR LOS DELITOS CONTRA LA SALUD PÙBLICA: EN ESPECIAL EL SEÑALADO EN EL […]

A %d blogueros les gusta esto: