Artículos de Opinión

LA CRISIS JUDICIAL. EL SISTEMA PIERDE.
17 enero, 2020
259 vistas

Por: Silvio Guerra Morales.

Vivimos inmersos en el problema de la crisis judicial. Legos, profanos y expertos hablan y escriben sobre el tema. Señal de que el problema nos preocupa a todos. Unos, lo hacen con mesura y prudencia; otros, más audaces o sagaces y con sobradas razones, procuran ir al meollo del asunto y no faltan quienes, desde una cima nihilista, exclaman a voz en cuello el aniquilamiento del sistema, la destitución de todos los jueces y magistrados, lo mismo que de los fiscales, y así reclaman también la reforma total e integral del primer órgano del Estado. Sin justicia, no hay duda, la Patria se vicia.
Pero en esta entrega quiero refirme a algunos puntos, en especial y que guardan relación con el comportamiento de jueces y de abogados, sin excluir al personal que atiende en los despachos judiciales y de las fiscalías.
Son muchos los bogados, la gran mayoría, que se quejan de que en los despachos judiciales, secretarias y secretarios, jueces, personal que atiende, no les dispensan el trato debido a un profesional que representa al Alma de la Toga.
Cuando no la grosería y la poca cortesía, reina un ambiente caldeado de animadversión hacia los abogados y de sus pasantes. Qué decir del humilde ciudadano que se acerca a ellos pidiendo ser orientado o informado sobre su causa o caso.
Los abogados, cuando concurren a los despachos forenses de jueces y fiscales, no van a incomodar o a indisponer a nadie, solo buscan información de las causas que ventilan y respuestas claras y concretas sobre las respuestas a sus solicitudes o pretensiones deducidas en sus demandas o en los proceso en los que aparecen, ya como demandantes o demandados, acusados o querellantes. No esperan recibir, de parte de los funcionarios, groserías o patanerías ni menos expresiones de soberbia o de altanería.
No han sido escazas las ocasiones en que me ha tocado presenciar a secretarias y secretarios de despachos judiciales, maltratar a los abogados con dejes y calificativos de “necios”, “cómo joroba”, “ya viene a joder la paciencia”, “siempre viene todos los días, mañana y tarde”, “cree que viniendo todos los días le va a resolver más rápido, ahora menos lo atiendo”, “pon el expediente de ese abogado de último”, o simplemente no se lo pasan al juez y, para colmo, le ponen mala cara a los abogados litigantes.
Hace falta mucha educación, aplicación de normas del buen trato y de la cortesía humana, la deferencia profesional y social. Los abogados, por otra parte, no se puede soslayar, deben dirigirse con respeto y cortesía al funcionario, porque también los hay quienes llegan a los despachos con dejes de emperadores y, cuando no, de dictadores a quienes hay que reverenciar.
Tampoco son pocos los jueces y fiscales, que cuando Usted pasa al lado de ellos o se los encuentra, frente afrente, ya en un pasillo o en sus despachos, lejos de toda humildad, que debe ser inherente al Alma de la Toga, pareciera que están dentro de una caja de cristal demandando reverencia, pleitesía, por poco adoración. Ni son santos y menos postalitas de vírgenes o santas que se deben cargarse en al algún apartado de la billetera. Viven encumbrados, falsamente, en el monte de la vanidad y de la soberbia. Todo ser que así se comporta, en realidad, es un miserable que vive engañado. Pobres de alma y de espíritu.
Pero debo dar testimonio que hay un remante de jueces y fiscales que adoptan un comportamiento correcto. Los orienta en su oficio los principios de la cortesía y el buen trato. Escasean. Pero bien defienden y representan la imagen del Alma de la Toga.
Hay que prestarle atención a esta situación. De cómo los abogados no son bien tratados en los despachos judiciales. Esto profundiza la crisis del sistema judicial y viabiliza mas críticas en su entorno.
También llama la atención el hecho de cómo se vienen improvisando jueces, fiscales, secretarios y secretarias de despachos judiciales y fiscalías. A granel. Y se ha perdido el sentido del dominio y formación integral del Derecho. El juez cree conocer proceso, pero lo cierto es que ello, per se, no es todo ni basta. No se trata de conocer solamente trámites judiciales y, a veces, ni siquiera de manera plena.
El Derecho, ya como Ciencia o Disciplina, Arte o Técnica, debe acreditar competencia, dominio, en la Teoría General del Derecho, la Filosofa Jurídica y del propio Derecho Positivo.
Esa improvisación, sin duda alguna, a nada bueno nos ha conducido. Dios bendiga a la Patria! Yo le creo Dios!

Deja un comentario

Noticias relacionadas

IN MEMORIAN: KOBE BEAN BRYANT

Articulo de Opinión | Manuel Montilla | 28 de febrero de 2020 La hora de la partida ha sonado. Está aquí. Siempre anunciada, llega de improviso para nosotros. De costumbres metódicas, ella ni urde atrasos, ni adelanta su presencia. Su tiempo es exacto. Puntual y certero. Nuestros son el estupor y la nostalgia. Dicen que […]

LOS FUNCIONARIOS TIENEN QUE SER CREATIVOS Y ABIERTOS A LA CRÍTICA

Articulo de Opinión | Guillermo A. Cochez | 27 de febrero de 2020 Días atrás escuché intervención de mi antiguo profesor de Derecho Penal, hoy ministro de Asuntos del Canal, Aristides Royo. Allí decía, en un Consejo de Gabinete que, en lugar de pensar en otras cosas, deberíamos utilizar la playa más cercana que existe […]

ALGUNAS REFLEXIONES DEL ARTÍCULO 11, DE LA LEY 4, DE 25 DE FEBRERO DE 2010, QUE REFORMA LA LEY 12 DE 1998, QUE DESARROLLA LA CARRERA DEL SERVICIO LEGISLATIVO Y DICTA OTRAS DISPOSICIONES.

Articulo de Opinión | Emna Espinosa | 27 de febrero de 2020 Este artículo se relaciona con la certificación de la condición física y mental de las personas con enfermedades crónicas, involutivas y/o degenerativas que produzcan discapacidad laboral, cuya regulación parte de la Ley 59 de 28 de diciembre de 2015 y la adición que […]

UNA CIERTA PEDAGOGÍA DE LA CRUELDAD

Articulo de Opinión | Edilia Camargo | 27 de febrero de 2020 La frase se la tomo prestada a la gran antropòloga argentina, Rita Segato..” pedagogìa de la crueldad” ..Digamos que arrastro su significado..sacàndolo un tanto del contexto.. hasta empujarlo  a finales del siglo XIX …exactamente al año 1878..fin de la Guerra Civil en Estados […]