LA BATALLA DE LAS ARDENAS

La batalla de las Ardenas

Dr. Luis Acosta

El autor es uno de los más brillantes historiadores de su generación. Es Doctor en Ciencias Históricas de la Universidad de La Habana, Profesor Titular de la Universidad de Panamá y Director del Centro Regional Universitario de San Miguelito de la Universidad de Panamá.

La batalla de las Ardenas fue la última gran ofensiva alemana en el frente occidental durante la Segunda Guerra Mundial, que ocurrió entre el 16 de diciembre de 1944 y el 25 de enero de 1945. En esta gran batalla se enfrentaron las fuerzas aliadas, dentro de las cuales destacaron las estadounidenses e inglesas, contra el ya desgastado ejército alemán. Con este ataque, Hitler pensaba reconquistar algunos territorios perdidos para cortar las líneas de suministros de las fuerzas inglesas y estadounidenses, y de esta manera ganar tiempo frente al terrible cerco que sufría en ambos frentes, el oriental y el occidental.
Para muchos historiados, el resultado de esta batalla se debió a que las fuerzas norteamericanas eran más rápidas que las alemanas, que ya no eran la sombra de lo que fueron en 1940, cuando se tomaron Bélgica. Los alemanes no contaron con que el ejército estadounidense estaba totalmente motorizado para el año de 1944. “Más de 48,000 vehículos de combate del ejército norteamericano se movilizaron a las zonas de combate en el período crítico de la batalla” (Bambery, 2014).
Por su parte, la situación alemana era distinta, ya que su ejército viva dos realidades: por un lado, sus fuerzas mecanizadas contaban con el tanque más formidable de toda la guerra: el tanque Tiger. Por otro lado, su infantería era atrasada en comparación con la infantería aliada. Incluso, habían divisiones alemanas que, en vez de tener más vehículos motorizados, tenían más caballos que en la Primera Guerra Mundial (Bambery, 2014). Esta mezcla entre fuerzas mecanizadas y fuerzas transportadas a caballo llevaron a confusiones frecuentes en las líneas de suministro y movilización del bando alemán.
Otro elemento que condujo a la derrota alemana fue el incesante castigo aéreo aliado. El alto mando alemán estaba esperanzado a que las malas condiciones del tiempo impedirían el azote de la fuerza aérea norteamericana, pero, contrario a los pronósticos, desde el 23 de diciembre el tiempo mejoró, y solo al día siguiente, la fuerza aérea aliada realizó más de 6 mil ataques aéreos sobre posiciones alemanas.
El 25 de enero de 1945 terminó la batalla de las Ardenas con un terrible fracaso alemán. Solo seis días después, el otro frente (el oriental) también se derrumbaba, ya que para el 31 de enero de 1945 el poderoso ejército soviético había cruzado el río Óder, y estaba a menos de 50 millas de Berlín, la capital de imperio nazi-alemán.
Debemos recordar que la derrota del nazi alemán fue un esfuerzo conjunto de muchos países, entre los cuales destacaron la Unión Soviética, Reino Unido y los Estados Unidos. Si bien el frente oriental fue el más violento, también es cierto que en el frente occidental sucedieron batallas importantes que definieron la guerra, y por ende, la historia. Afortunadamente para la humanidad, la batalla de las Ardenas fue la última ofensiva alemana en el frente occidental, y terminó siendo un gran fracaso.

Leave A Comment