HUYERON HACE UN MES, PERO LOS ENCONTRARON PARA QUITARLES LA VIDA

Por Julia E. Alvear P.                      10 de julio de 2019.

En la jungla de hierro y  cemento, el ploc ploc de las balas, volvió a sonar.  El mal augurio se registra la tarde del miércoles en el barriada Buena Vista de Tocumen….

El cielo lloró anticipadamente a raudales, las calles mojadas y los charcos indiferentes  registran la última  escena de violencia donde una pareja es asesinada.

Y es que  en la  guerra del bajo mundo, la batalla oscura y sangrienta mancha las aceras.  Hoy mueren dos  que huyeron de su última vivienda en Chepo, hace un mes.

En la calle 1 C, había poca gente afuera, cuando llegaron los sicarios  a la casa 66 A.  Allí vieron a quien venían a reclamarle la vida a punta de pistola. El hombre que salió con un paraguas, montó a su pareja y a su pequeño de seis meses en el asiento de atrás, dio la vuelta, abre la puerta para montarse e irse y no tuvo tiempo ni para pestañear.

Pero había más por arrebatar.  Los hombres malos no se conformaron y rodearon el carro, disparan seis veces contra la infortunada mujer quien cayó sin vida sobre el asiento del conductor.  El vidrio de la puerta del pasajero cuenta la historia y la trayectoria de los proyectiles.

Nada había que hacer…  Es el mundo criminal donde el negocio de la venta y trasiego de drogas, tiene códigos malditos. No hay otra, conocido es: El que la hace la paga, nadie sale sin pagar con la vida y nadie traiciona sin entregar el alma.

Los fallecidos se suman a la cifras de las muertes violentas.   Los protagonistas no solo son las víctimas y el pequeño que ahora es huérfano, también están los que vienen del infierno de la maldad, de ese mundo siniestro donde abunda la sangre fría, para  cobrar la vida de alguien.

La paz de la ciudad se sacude, pesa el mal mensaje sobre los que no viven este mundo, pero los hacen testigos  obligados de tanta violencia.

La calle está caliente.

Noticia en desarrollo

 

Leave A Comment