Artículos de Opinión

HOY CRISTO LLORARÁ EN PANAMÁ, POR LOS INDIGENTES QUE AÚN ESTÁN EN LAS CALLES – ¿ Y ELLOS ?
10 de abril de 2020
1464 vistas

Por  Julia E. Alvear P.       10 de  abril de 2020.

Hoy Cristo llorará en Panamá,  al ver como todavía  en nuestras calles más cercanas, los indigentes siguen siendo  los rostros olvidados en este país, donde ni la orden de cuarentena absoluta les encuentra sitio seguro.

Si hay una reflexión para un viernes Santos  es esta.  El ayuno que se practica  en estos días  santos,  representan sentir  en carne propia,  el hambre de los más desvalidos.

En Panamá hay cientos  de rostros  de hombres y mujeres que perdieron una batalla personal,  que lidian con el alcoholismo,  con la drogadicción, y cuya cama es el piso de la acera, o un cartón cuando se tiene suerte, porque su casa es la calle y el techo es el cielo.

Este es Pedro Caicedo  de 73 años, duerme  en San Francisco por las inmediaciones de un establecimiento donde antes vendían autos. Algunas personas le llevan comida cuando pueden, pero vive a la intemperie.

Los hay bajo los puentes,  y su invisibilidad  a los ojos  de todos es un arte bien aprendido por todos, porque es más fácil  esquivar la mirada de lo terrible, que representa  ver a un ser humano, sucio,  durmiendo públicamente, hurgando en la basura para llevarse un alimento a la boca.

A este grupo de personas,  no les llegará el bono solidario, ni las bolsas de comida,  ninguno usa mascarilla.  De a milagro se bañan.

No es raro  escuchar como algunos medio en broma y en serio dicen, que de tanto vivir en las calles  ya están inmunes a todo, pero esto no es cierto.  Sus rostros reflejan más edad de la que tienen.     Harapientos y malolientes con llagas como las de Cristo,  su aroma nos habla de las guerra perdida en su vidas y del abandono total de sus seres queridos, que decidieron ya no más luchar por ellos.

No tienen celulares,  ni ven tv,  o escuchan radio en sus bolsillos el sonido del sencillo, dejó de sonar hace mucho tiempo,  así que no están informados ni comprenden la dimensión del enemigo que los acecha.  Saben que algo cambio,  el ruido cesó en las  calles, ya no ven a la gente  ni tantos carros como antes, pero no asimilan a ciencia cierta que pasó.

En medio de un área de la cinta costera  diariamente se ve un hombre  en el mismo lugar,  el está un poco más “organizado”, lleva una carretilla de super, pero no se engañe,  son cosas viejas, que acumula sus cartones que le sirve de lecho para sostener los huesos que sujeta la piel curtida.

En Calidonia hay grupos como la del Pastor  Perea que  les da comida  dos veces por semanas.   NO hay un día que el Pastor no me escriba y me pregunte que se puede hacer por ellos?   Mi conciencia, mi solidaridad se inquieta porque uno puede donar alimentos, pero lo que necesitan  es un lugar que los resguarde donde encuentren techo,  baños,  medicinas y sobre todo comida.

Entre los indigentes hay un rostro conocido que es el de Judy Meana cuando ella era vicealcaldesa y  les llevó comida y asistencia. Hoy algunos ya saben que ella es Gobernadora de la provincia de Panamá y le piden ayuda que no se olvide de ellos.

Pero esto no es solo responsabilidad de Judy,  es competencia de todos los sectores gubernamentales,  religiosos, Municipios,  Fundaciones,  y activistas de derechos humanos, pero sobre todo de la sociedad más cercana.

Si  algo se está  haciendo  no alcanza, porque estas personas siguen en las calles.  Reciben comida algunos días, pero lo más importante mantenerlos  fuera de las calles  no se  está haciendo.  Es una población de miles de personas que a su vez representan un riesgo en el contagio y que afectarían el sistema sanitario del país  de enfermar.

Son tan invisibilizados que no aparecen en las redes sociales, a menos que sea para burlarse  de ellos.  Aunque algunas personas las menos, piden ayuda para ellos. Ni las autoridades de seguridad se los llevan, al menos en el encierro tendrían comida.

Sus rostros  de miradas tristes, idas,  que están en otra dimensión,  nos recuerdan que aparte de la guerra contra el coronavirus,  está la otra guerra interna, la  de la indiferencia  y  como reaccionamos  frente  aquellos,  que no tienen  nada.

Hoy  Cristo llorará  en Panamá.  Llorará  por ellos.

.

 

 

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

La luz al final del túnel. 

La luz al final del túnel.  Por: Lic. Abel Vergara López – Abogado.   Ciudad de Panamá, domingo 18 de abril de 2021.   Inicia la semana con la reducción a la restricción de movilidad nocturna (Toque de Queda) a sólo cuatro horas (desde la medianoche hasta las 4 de la madrugada). El comportamiento del virus pareciera […]

EUTANASIA…Y MORBIDEZ SOCIAL

EUTANASIA…Y MORBIDEZ SOCIAL Por: Dra. Edilia Camargo Emmanuel Jaffelin, filósofo francés, profeta del hombre gentil..y la gentileza.. Animó varias tertulias , en el turno de Francia como paìs invitado a la Feria Internacional del Libro.  Su  increíble osadía al  reafirmar la gentileza, en un mundo mórbido . La inmensa riqueza de su trabajo en las […]

¿POR QUÉ ? , LA POBREZA Y LA EXTREMA POBREZA, SIGUEN RAMPANTE Y CAMPANTE EN NUESTRO PAÍS.

¿POR QUÉ ? , LA POBREZA Y LA EXTREMA POBREZA, SIGUEN RAMPANTE Y CAMPANTE EN NUESTRO PAÍS. POR RAMIRO GUERRA ABOGADO Y CIENTISTA POLÍTICO. Panamá , ha tenido tasa de crecimiento significativa y la danza , antes y ahora, de miles de millones, ha sido evidente. Decádas y decádas , la misma realidad; gente de […]

La “tajada de la sandía” de hoy

La “tajada de la sandía” de hoy Por: Gaspar J. González V. Comunicador Social   La poca sensatez y el sentido de dominio del hombre sobre sus semejantes, ha causado que el ser humano deje una serie de huellas indelebles en la historia de la humanidad. Estas conductas censuradas, nos dan muestra de la poca […]

A %d blogueros les gusta esto: