Artículos de Opinión

GOBIERNOS MÁS PELIGROSOS QUE EL COVID.
5 de mayo de 2021
282 vistas

GOBIERNOS MÁS PELIGROSOS QUE EL COVID.
Por: Ramiro Guerra M.
Politólogo.

Panamá, en no pocas coyunturas, se ha destacado por su crecimiento al punto que nos compararon con economías pujantes, v.gr. Chile. Hubo un momento que crecimos a una tasa de hasta el once por ciento (11%). A pesar de ello, los índices de pobreza, extrema pobreza e informalidad se mantuvieron en niveles que no se corresponden o eran equivalente con tales tasas de crecimiento de la economía. Un verdadero contrasentido, ¿verdad?. Esto h ido una constante y s manifiesta la contradicción perenne entre crecimiento y desarrollo.

Se puede tener crecimiento pero no desarrollo si, desde la esfera pública, no se centra ese crecimiento para apuntalar a la economía nacional a los sectores productivos internos (como el sector agropecuario ; igual a los pequeños y medianos empresarios). Sólo el apoyo a éstos, de cara a un proceso ampliado de reproducción, promoverá un auténtico desarrollo económico. Inyectarle capital constante y asesoría técnica a la actividad productiva con miras a ampliar el mercado de trabajo y, sobre todo, hacia la creación de empleos y salarios decentes.

Tenemos que revisar nuestra planta industrial, su potencial, de caras a la ampliación del mercado interno. La clave de estos lineamientos: a. Soltar el nudo gordiano que impide que, desde los sectores hegemónicos de mayor acumulación, se implemente una política de transferencia de recursos hacia los sectores primarios, pequeña y mediana empresa; b. Igualmente, incentivar una cultura y educación del emprendimiento empresarial. Lo anterior no será posible, de manera efectiva ni eficiente, sino se implementan cambios en nuestro sistema educativo. El tema de la organización es fundamental. Lineamientos, como los sugeridos, pasan por la organización de los sectores a los cuales se dirigen éstos. Omar Torrijos, sin duda alguna, pudo entenderlo con claridad. Lineamientos para el desarrollo nacional sostenible demandarán, además de una voluntad para limitar los oligopolios y la especulación, de una política seria a fin de que tengamos una mayor participación en las utilidades que genera la explotación de nuestro recursos naturales, incluidos los minerales, como el oro, cobre y otros.
La tendencia en la economía mundial, hoy día, apunta hacia una mayor carga tributaria de los que más ingresos generan. Crasso error del Presidente Colombiano, fue el hacer todo lo contrario: Es decir, que un 73% de la nueva carga tributaria, se le facture a los sectores medios y trabajadores. Lo anterior es lo que nos mueve a ser persistentes y repetir, hasta el cansancio que, por el camino que vamos, tal vez, tengamos crecimiento, pero poco o casi nada de desarrollo. No hay algo más trágico para una economía que hacer alardes de un clientelismo y de buena gente, implementando erráticas políticas asistencialistas.

En este recuento, no podemos dejar por fuera una agresiva política de inversión extranjera, de manera que éstas se constituyan en fuentes de empleos y de transferencia tecnológica. Y para que el martillo dé en el clavo, tenemos que retomar el enfoque del estado productivo, en sus diferentes formas.

Todo lo señalado tiene base y referencia constitucional. Con solo leer varios artículos de la constitución relativos a la economía, un plan de lineamientos para una política de desarrollo nacional, encontraremos evidencias de su base constitucional. ¿Qué falta? Pues simplemente la expresion de ¡Voluntad política!

A propósito de la gran demostración de masas en Colombia. Tal vez, para los politólogos, el proceso de disponibilidad de masas de los sectores populares y medios que se vive en Colombia no sea una sorpresa. Solo faltaba el fósforo que encendiera la mecha del polvorín. En efecto, el gobierno lo hizo al presentar lo que el Presidente de la nacion hermana, eufemísticamente, llamó proyecto de sostenibilidad solidaria. En el fondo, no era otra cosa que castigar, con más impuestos, a los sectores medios, trabajadores, incluyendo un aumento al impuesto de valor agregado, llevándolo hasta el 19 por ciento (en Panamá se le denomina ITBM o impuesto del 7 por ciento).
Me llamó, poderosamente, la atención una pancarta que decía:
“Cuando un pueblo sale a protestar en medio del Covid 19, es que el gobierno es más peligroso que el virus.” Cuando un pueblo reacciona así, es porque su paciencia y tolerancia se ha agotado.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

LA VEJEZ.. EN SU WATERBOARDING

LA VEJEZ.. EN SU WATERBOARDING   Por: Dra. Edilia Camargo Una cierta pedagogía de la crueldad hacia la vejez no tiene límites ni pudor….El viejismo , particularmente en femenino…se instala , descaradamente en nuestro mundo de hoy..,Como Pedro/a por su casa… Se hablará de mujeres, excluyendo a las que no sangran mensualmente..niñas o viejas.. No […]

El mejor regalo.

El mejor regalo. Por: Lic. Abel Vergara López – Abogado. Panamá, domingo 20 de junio de 2021.   Inicia otra semana con restricciones a la movilidad nocturna en varias ciudades del país, debido al aumento de casos del Coronavirus, aunque se mantiene bajo el número de fallecidos. La vacunación sigue su curso, pero es la […]

LA JUSTICIA FORMAL FRENTE A LA PRESCRIPCIÓN PENAL Y EL DEBIDO PROCESO.

LA JUSTICIA FORMAL FRENTE A LA PRESCRIPCIÓN PENAL Y EL DEBIDO PROCESO. Por. Silvio Guerra Morales. No hay duda alguna que el instituto de la prescripción de la acción penal, al igual que el de la pena, desata discusiones serias y otras que bien podríamos calificar de poco ortodoxas o ausentes de seriedad. Esto último […]

LA REGIÓN QUE VIENE

LA REGIÓN QUE VIENE El libro “La región que viene” es la continuación de las publicaciones “El país que viene”, editados ambos por el salvadoreño Diego Echegoyen, un proyecto hecho realidad gracias al apoyo de EXOR LATAM y el Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Las ediciones anteriores, “Una generación comprometida”, “Jóvenes en el exterior” y […]

A %d blogueros les gusta esto: