Artículos de Opinión

EL ALMA DE LA TOGA Y LA TOGA.
31 de enero de 2020
887 vistas

Por: Silvio Guerra Morales.

Acostumbramos los abogados, los que a diario litigamos, presentarnos en los distintos despachos a los cuales asistimos, en ocasión de los casos que nos encomiendan nuestros clientes, vestidos de la mejor manera posible.
Los hay quienes lucen los vestidos de las marcas más finas; los que, modestamente, se hacen lucir solamente la parte de arriba del vestido y un pantalón de otro color –aceptable dicen los que saben de modas-; y los hay quienes, humildemente, solo pueden, a diario, usar el mismo vestido afectado por la pérdida del color merced al uso constante de esa prenda de vestir. No faltarán abogados que se presentan, en esos despachos, vestidos de manera común u ocasional, lejos del glamour de la moda o de las marcas.
Lo cierto, de todo, es que el abogado debe, siempre, proyectar la mejor imagen de sí mismo. Eso se predica de las abogadas también. Pues hemos sido testigos de alguna colegas que se presentan en los tribunales y en las fiscalías como si asistieran a un concurso de belleza, en donde el elemento a valorar es el cuerpo, no la inteligencia. Y lo digo por las exóticas prendas de vestir que llevan puestas. A veces afectadas por demasiada sensualidad que permite al ojo visor de los abogados, funcionarios y parroquianos, advertir un cuerpo sensual y atractivo, sin mayores esfuerzos en la visión y sin dejar de mencionar que, a algunas, hasta se les dibuja la diminuta prenda interior que llevan puesta, pues la casi transparencia del vestido o de la falda no se ocupa en ocultarlas.
En lo particular, procuro usar siempre un traje o vestido oscuro, dicen los que saben, que hay que vestir monocromático. No se si tienen la razón, pues cada cual se pone o viste lo que tiene a manos y en el mundo de las modas y de los diseñadores, cada día, aparecen formas de vestir realmente extraordinarias, por no decir “alocadas”. Respetando, claro está, a los que diseñan. Si se diseñan locuras y hay quienes las compran, bueno, dirán los diseñadores, “a diseñar lo que se vende”.
Los médicos y las enfermeras, como ejemplo de la vestimenta que identifica a sus profesiones, suelen llevar, en el caso de los primeros, una bata blanca y las segunda, es clásico el vestido blanco conformado por dos prendas, una falta y una blusa blanca o un vestido de cuerpo entero, siempre blanco. Se les llama, a las enfermeras “los ángeles blancos”. Igual distintivo, en la vestimenta, tienes los auxiliares de enfermería y los técnicos superiores de enfermería. Los soldadores, en talleres de empresa y aún los del “palito de mango”, suelen usar un overol azul. Igual hacen los chapisteros. Las aeromozas en los aviones.
En otro orden, nadie reconocería aun policía o soldado sin su tradicional uniforme. Menos los marinos y hombres de mar. Sobre todo, el capitán. En las iglesias, católicas, la sotana distingue al cura o sacerdote. Sobran los ejemplos, sin duda alguna, en los que la vestimenta, el uniforme o el vestido, sus colores, es lo que identifica a los profesionales.
¿Qué tipo de vestimenta distingue a los jueces?. La respuesta es: Ninguna. No veo problema alguno en que al presidir las audiencias y solamente para ello y para este tipo de acto procesal, se presenten vistiendo o luciendo una toga. Es más me encanta la idea. Que el juez o la juezas aparezca con su toga al dar inicio a la audiencia. Se da la situación de colegas que me han comentado, dado que el sistema acusatorio, es, al decir del argot popular “24/7”, de jueces que han llegado, fines de semana (sábados o domingos), en pantalón bluyín, zapatillas, sandalias, etc. No los censuro, en lo absoluto, pues sacarlos de sus casas un fin de semana a presidir audiencias, per se, es algo bien escabroso. Pero toda esa cuestionada vestimenta, por no pocos, bien podría quedar oculta al ojo crítico o al que concurre a los estrados de un tribunal, “debajo de la toga”.
Una colega del interior del país me ha comentado que hay una juez que llega a las audiencias, vestida de tal manera, que pareciera que va de paseo a la playa. Todo ello podría quedar “debajo de la toga”.
Lo tengo claro. La toga no es para cubrir u ocultar la mala presencia del juez o de la juzgadora. Como señalé al inicio de este escrito, el abogado siempre debe andar, lucir, vestir, lo más presentable posible, rindiendo honor a la noble profesión de la abogacía. Y eso incluye a los que administran justicia.
No confundamos la toga con el alma de la toga. Nadie discute ni yo lo haría, el hecho de que la toga, como capa o manto oscuro o negro, no es lo que dará alma de juez a quien tiene que decidir las controversias legales sometidas a su escrutinio o dictamen. No, sin duda alguna, la toga no es a la esencia de la función de ejercitar la jurisdicción en nombre del Estado y por la Autoridad de la Ley.
Las funciones del juez, como se enseña en las aulas universitarias, propias de la jurisdicción del Estado, atributo esencial a su existencia, connota los siguientes conceptos: notio, vocatio, coertio, sententia o decidendum y executio. En otras palabras, el juez conoce, llama al proceso a las partes, sentencia o decide la cuestión litigiosa, ejecuta o aplica la fuerza para a su ejecución.
“El hábito no hace al monje”, así reza el brocárdico popular. Y es cierto. La vestimenta no lo hace, pero, muy temprano, cuando enseñaba Filosofía del Derecho en la Universidad de Panamá, empecé a decirles a mis estudiantes: “No, el hábito no hace al monje, pero lo distingue”. Dios bendiga a la Patria. Yo le creo a Dios!.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

CROAN O DE LA ENTREGA DE NUESTRA SOBERANIA

CROAN O DE LA ENTREGA DE NUESTRA SOBERANIA Por: Silvio Guerra M.    D. Rubén Darío Paredes, militar de alta alcurnia, hombre mesurado y parco cuando habla, con participación en  históricos episodios de nuestra vida política, primordialmente en la llamada “Época de los Militares”,  censurado por algunos que aluden al argumento ad hominem (subjetivo o […]

PPC, las opciones de Panamá

PPC, las opciones de Panamá Franklin Castrellón Periodista La expiración en enero de 2022 del contrato ley suscrito en 1997 entre Panama Ports Company, subsidiaria de Hutchison Port Holdings (HPH), y el Estado panameño colocan al gobierno ante el dilema de cómo enfocar el tema, a fin de proteger los intereses del país, menoscabados por […]

La elipse cónica: interviú de artes y letras

La elipse cónica: interviú de artes y letras CONSUELO TOMÁS FITZGERALD – EPÍTOME DE LA REINA Texto: Manuel E. Montilla                                                                                                                       Arte: Maestro Adriano Herrerabarría   Amó y se dejó amar. Tierno y sereno fue su gesto. Se hizo pequeño para caber en ti. Te hiciste inmensa para poder abrazarlo en los caminos donde todo converge […]

100 años de la Guerra de Coto, prueba del nacionalismo panameño

100 años de la Guerra de Coto, prueba del nacionalismo panameño   Por: Luis E Ruiz Periodista   Durante mucho tiempo y muy especialmente en las últimas 3 décadas, he escuchado que los panameños no pelean por sus derechos y que se acomodan a la situación que les toca vivir; pero estos sectores quieren hacer […]

A %d blogueros les gusta esto: