Ecosistema Logístico de Panamá

Ecosistema Logístico de Panamá

Rodolfo Sabonge

Un ecosistema es un sistema constituido por una comunidad de organismos y el medio donde se relacionan. ​ Se trata de una unidad compuesta de organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat.  Los ecosistemas suelen formar una serie de cadenas que muestran la interdependencia de los organismos dentro y fuera del sistema.

En 1997, mientras dirigía la unidad que planificó la transición del Canal a la República de Panamá, hice una presentación de lo que en mi opinión podría ser el papel del Canal en el ecosistema logístico de Panamá.  Recuerdo que el entonces sub-administrador de la Comisión del Canal, Joe Cornelison, me dijo que jamás iba a pasar.  ¿La razón?  Porque la política no iba a permitir que eso ocurriera.

El tiempo le dio la razón.  Mi visión en aquella época era que el Canal formaría parte de una estrategia marítima nacional (tal como lo estipula el Título constitucional sobre el Canal), y que la entidad, por lógica elemental, con la que debía hacerse esa sinergia era la Autoridad Marítima de Panamá.  De hecho, desde la Comisión Marítima Nacional (COMAR), junto con Ivette Ng y Carlos Ernesto González de la Lastra, concebimos esa relación sinérgica.

Veinte años pasaron desde la transferencia del Canal, y cada día parece más distante que ambas instituciones funcionen de manera coordinada.  Todo lo contrario, la AMP ha adquirido vida propia y sus objetivos parecieran apuntar en direcciones, muchas veces opuestas a las de la ACP.

El comercio internacional pareciera estar obligándonos a cambiar nuestro rumbo y a ver el ecosistema logístico de Panamá de una manera muy diferente.  Esto se debe a que, tal como indica publicación del McKinsey Global Institute, denominada “Globalización en Transición: Futuro del comercio y las cadenas de valor”, el mundo está cambiando dramáticamente y es muy posible que las oportunidades y amenazas que enfrenta Panamá nos obliguen a ver de manera más holística los temas y nos toque actualizar ambas, la Estrategia Logística Nacional y la Estrategia Marítima Nacional, y a que ambas instituciones apunten en la misma dirección.

Es importante recordar que la transferencia del Canal se dio en un momento que favoreció a Panamá como ruta preferencial para la carga con origen/destino China, gracias al ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio, y a la importancia que tenía la mano de obra barata en la ubicación de los centros de producción.  Esto ha cambiado; por un lado, la mano de obra ya no es tan barata en China y, por otro, cada vez la producción es realizada de manera automatizada por robots.

Pero adicionalmente, debemos tomar en consideración el impacto que tendrá en las cadenas de suministro y la logística la implementación de regulaciones ambientales por la Organización Marítima Internacional en torno a la reducción de emisiones de CO2 y de gases de efecto invernadero.  El impacto directo se reflejará en un aumento en los costos de capital y operación de los buques, lo que resultará en el aumento en los costos de transporte.

En reciente mesa redonda sobre transporte realizada en la sede de la OCDE en París, y a la que fui invitado como representante de América Latina, se concluyeron varios temas importantes: el comercio será cada vez más regional, con tendencia a establecerse en lugares que tengan buena conectividad, y lo que más crecerá es el comercio de servicios.

El nuevo entorno nos coloca frente a nuevas oportunidades y amenazas; para aprovecharlas ya no podemos ver al Canal como un ente aislado. Nos toca integrarlo a una planificación de país, que incluya los temas educativos para contar con el recurso humano y las competencias necesarias para aprovechar las oportunidades que nos brinda el ecosistema logístico de nuestro país.

El autor es consultor de logística.

 

 

Leave A Comment