Artículos de Opinión

DE AMOR YA NO SE MUERE AUNQUE ESTEMOS EN PANDEMIA
20 de mayo de 2020
867 vistas

*DE AMOR YA NO SE MUERE AUNQUE ESTEMOS EN PANDEMIA*

*Por: Aquilino Ortega Luna.*

Hace más de 35 años, conocí a una chica de la cual me enomoré perdidamente y con la cual quería casarme.

Era la mujer más bella y atractiva a mis ojos en aquél entonces, aunque me llevaba 20 años de diferencia.

No tenía defectos visibles ni invisibles, por donde se le viera, calificaba para Reina del Carnaval de Las Tablas y en su defecto para “Miss Universo”, o algo parecido.

Pero los tiempos y circunstancias de la vida, impidieron que se consumara nuestro eventual encuentro nupcial y obligatoriamente se murió el amor, o lo matamos.

Como hombre debo reconocer que me dolió su partida, se me aguaron los ojos y se me arrugó el corazón al decirle adiós.

Me tomó tiempo volver a respirar eso que le llaman, paz.

El amor juvenil me pegó duro y caí, pero recibí la cuenta de protección de los 8 segundos, por parte del cielo y me levanté, todavía mareado por el golpe.

Escuché muchas voces aliento, desde los cuatro puntos cardinales.

Palabras como: Tranquilo” el dolor se te pasará, de amor nadie se muere… sobresalían entre un jolgorio de voces disonantes.

Más yo incrédulo, recordé la popular poesía, “La Niña de Guatemala”, y lo dudé.

Inquirí a Dios, por lo acontecido, más el Altísimo, me habló con su silencio…

Yo me rendí ante la sabiduría del tiempo, sin renunciar al milagro de un eventual regreso, de aquél amor que cobro vida y se hizo fuerte a mis 17 años.

Nunca volvió, nunca la volví a ver.

Su voz se perdió en los años, hasta olvidé su sonido y con el paso de las estaciones, se borró hasta el recuerdo de su rostro.

Hoy más de 35 años después, y en medio de la Pandemia global del Covid-19 la volví a ver a la entrada de un supermercado de la localidad, y no la reconocí en principio…Y mi corazón tampoco aceleró sus latidos.

Y auque olía a un perfume delicioso, su presencia no me impresionó, no la sentí, no me estremecí. Mi corazón aplaudió por la paz experimentada y se sintió seguro.

La nieve de los años la había cubierto, por dentro y por fuera. Mi paz estaba protegida.

No miré en ella, motivos para impresionarme y mucho menos para emocionarme.

Luego de varias miradas insistentes por parte de ella, la descubrí sin alegría, pero con asombro, mis ojos y mi mente recobraron totalmente la memoria.

Alabé a Dios por su ssbiduría y me alegré por aquella separación dolorosa, que hace más de 35 años, no comprendí y mucho menos, acepté.

Descubrí entonces, que la que en su momento pudo ser mi pareja, hoy solo calificaba para ser mi abuela.

Gardel decía en su canto que 20 años no es nada. Hoy si lo eran.

Hoy para mí, esos 20 años, parecían una eternidad…

El tiempo no perdona, el amor que nace a los 17 años no dura, no alcanza para toda la vida. Al menos esa fue mi experiencia.

Vi a aquella mujer de hacía más de 35 años, sentada sobre una silla de ruedas. Sus movimientos eran lentos, como perdonando el tiempo.

Me pregunté, si me hubiera alcanzado aquél amor de los 17 años para estar a su lado, hoy, luego de màs de 35 años y en medio de su realidad actual.

Y me respondí con la serenidad que te dan los años.

No. El amor no camina a la par de los años.

El amor o lo que llamamos amor, sin serlo, envejece y muere, cuando no es verdadero amor.

Hoy encontré a la mujer que hace más de 35 años me paralizaba el corazón solo con mirarla, hoy nada en mi se detuvo, todo se movió sin prisas y sin pausas.

Aunque hoy, entendí que el sentir del corazón se me paralizó hace más de 35 años, y esta realidad en el supermercado que me explotó en la cara, me lo confirmaba. Nada dura para siempre y menos un amor inmaduro.

Dios es fiel y soberano, y en su inmensa sabiduría nos permite descubrir que a los que se rinden a sus designios, les regala la oportunidad de reconocer que todo en sus manos es perfecto y que “vana es la belleza y engañosa la hermosura”.

Pero sobre todo Dios nos da la facultad de aceptar que el amor, cuando no es amor, con los años se muere, sobre todo si cobró vida a los 17 años.

De amor nadie se muere, esa es una profunda verdad!

Dios te bendiga,

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN.

PARADOJAS QUE SE EVADEN Y NO SE DEBATEN. Por Ramiro Guerra M. Abogados y cientista político. 08/04/2021. Cómo hacerle comprender a gobernantes y políticos lo que a menudo ha venido afirmando la CEPAL: El modelo económico dominante ha llegado a tal grado de agotamiento (fracaso) que es incapáz de generar desarrollo. El discurso del crecimiento […]

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA?

DE LA SUSPENSION DE LOS CONTRATOS  DE TRABAJO: ¿MEDIDA CORRECTA O ABUSIVA? Por: Silvio Guerra Morales.    I TESIS. “Tesis:  La pandemia, sin duda alguna, ha golpeado a casi  todos los sectores de nuestra economía.  Para las grandes mayorías la pandemia ha sido obscuridad, para otros, pocos, poderosos comerciantes, ha sido sol radiante, esplendoroso, de […]

La doble moral de la “masculinidad” Panameña

La doble moral de la “masculinidad” Panameña Por: Ronaldo Buchanan   Ya desde hace varios años atrás se ha visto a “varones” panameños no tomar Las riendas de trabajos o menesteres propias masculinas, nos impresiona el Gran doble discurso de nuestro “ varones “ inculcándoles a sus hijos igualmente Varones asuntos y costumbres que ni […]

MITOS SOBRE LA REALIDAD DE PANAMA PORTS COMPANY

*MITOS SOBRE LA REALIDAD DE PANAMA PORTS COMPANY* *Por: Aquilino Ortega Luna.* Dicen los entendidos del comportamiento social, que una vez se introduce una voz, una narrativa con visos y rasgos creíbles sobre una persona, empresa o grupo, se acentúa y se convierte en “verdad”, aunque frágil, frente a hechos irrefutables y comprobables que difieren […]

A %d blogueros les gusta esto: