Artículos de Opinión

CALUMNIA E INJURIA: CONCEPTOS BÁSICOS.
24 de agosto de 2020
433 vistas

CALUMNIA E INJURIA: CONCEPTOS BÁSICOS.
Por: Silvio Guerra Morales

Uno u otro delito, en su estructura normativa, conforme se encuentran tipifcados enlos artóculos 193 y 194 del Código pernla patrio, exigen el dolo.
Se trata de delitos de ejecucion instantánea. Una vez dicha o prinuciada la ofensa se consuma el hecho. La manera o el modo: puede ser por escrito o de cualquier otra forma: verbal, inclusive, la gestual.

El dolo que se exige, no es el eventual, sino el dolo directo. Al fragor de los estados ab iratos (arrebatos de ira o intenso enojo, inclusive el miedo) y que han sido provocados por la conducta o el comportamiento de la supuesta víctima, no pueden surgir la calumnia ni la injuria. Por ello, con justa razón, el legislador patrio, refiere que uno u otro delito no pueden surgir de las discusiones, tampoco de las criticas artisticas, literarias, historica, cientifica o profesional. Quedan comprendidas dentro de las excepciones, del mismo modo, las criticas que se hagan a los funcionarios públicos, sobre los actos u omisiones oficiales, y en razón del ejercicio de sus funciones (Art. 198).

De manera que, la intención del sujeto activo o autor del delito se plasma en el efectivo querer de injuriar o de calumniar. Persigue el fin: dañar el crédito moral de la persona o atribuirle falsamente un delito.

La doctrina demanda, para el caso del delito de la injuria, la existencia de un animus injuriandi o intención de afectar o dañar la honra, la estima, dignidad, decoro o el buen nombre de la persona que es recipiendaria de la palabra o frase que contiene la ofensa.
En el delito de la calumnia se exige que siempre esté presente el animus calumniandi o intención de calumniar, esto es, el querer efectivo de atribuir a una persona ser el autor o de algún modo partícipe de un delito cuando dicha persona no lo ha cometido.
El delito de calumnia es uno. Otro lo es el delito de injuria. Sin embargo, debe quedar claro que los hechos y las circunstancias del delito de calumnia absorben los que son propios de la injuria. Es decir, una persona no puede decirse víctima de ambos delitos atribuyendo al mismo sujeto activo, la autoría de ambos cuando los hechos y circunstancias forman un todo en cuanto al momento, lugar, persona y modo de ejecución de los mismos.
En este caso existe una clara unidad de hechos y de circunstancias. Por lo que la persona o sujeto activo responde por calumnia, como tipo de penalidad mayor, pero jamás por ambos. El delito con penalidad mayor absorbe el de penalidad menor.
La calumnia, si bien es cierto, deviene en la clara imputación de un hecho punible que se le hace a una persona, es claro que, per se, ella conlleva ya una afectación del honor. De manera que, la persona responderá por calumnia, pero jamás por ambos delitos o tipos penales. A nadie, por ejemplo, se le ocurriría  atribuirle al auto de un homicidio ejecutado con armas punzo cortante el delito de lesiones   personales, pues para causar la muerte primero tuvo que lesionar, sin embargo, su ánimo o intencionalidad no era otra que producir el resultado muerte y a consecuencia de ella, la víctima muere (no confundir con las lesiones personales agravadas por el resultado miuerte, pues se trata de otra figura penal).
Insistimos, calumnia e injuria, cuando se tratan de un mismo hecho, razones, motivaciones, circunstancias, etc., solo permiten o hacen viable que a la persona se le investigue y de haber lugar para ello, que sea procesada, por el delito de penalidad mayor, que en el caso panameño es el de calumnia: Pena de noventa a ciento ochenta días multa. Para el tipo penal agravado o sub tipo penal, de 12 a 18 meses de prisión. Se permite el equivalente en dias multas. Para la injuria, el tipo penal agravado tiene punicion de 6 a 12 meses o su equivalente en dias multas.

La agravante viene dada, especialmente, por la divulgación en medios de comunicación social oral o escrito, o emleandose un sistema informático (Caso e las redes sociales).
Obviamente, que opera, para ambos tipos penales, la llamada exceptio veritatis o excepción de la verdad. No comete uno un otro delito quien prueba que lo dicho es real, verdadero (Art. 197 del C.P.).

En cuanto al dolo al que nos referimos inicialmente, éste se ve reflejado en un efectivo querer de injuriar o calumniar. No puede, en consecuencia, hablarse de calumnia o injuria allí en donde hay agresiones verbales recíprocas, discusiones o que nacen al fragor de una discusión o debate accidental o producto del momento acalorado de una discusión, en cuyo caso las motivaciones que inspiraron la supuesta injuria o la calumnia escapan del más estricto elemento subjetivo que exige un claro y manifiesto querer, expresa intención, de injuriar o de calumniar a una persona.
Pongamos un ejemplo para mayor comprensión: Si tanto el sujeto activo y el pasivo se profieren expresiones denigrantes, claramente ofensivas y se insultan con palabras o frasese fuertes, duras, energicas, se hacen acusaciones reciprocas, es evidente que no cabe hablar de delito.
Una persona puede, al calor de una discusión, proferir frases o expresiones fuertes, odiosas, obscenas, ofensivas, etc., en defensa de su propio honor o de un ser querido: La madre que defiende a su hijo, el marido que defiende a su mujer o esposa, el maestro que defiende a su alumno. Sobran los ejemplos. Sin duda alguna.
Una mala ubicación de los hechos en el correspondiente tipo penal, puede conducir a errores que terminan con sentencias de condena en donde es claro que el dolo exigido por la norma se ausenta.
Respecto a las injurias o calumnias que se cometen empleando las redes sociales, es indispensable que se incorpore, ineludiblemente, el soporte técnico que contenga la prueba del hecho. Y ese soporte debe ser el de propiedad del sujeto activo o acusado. Jamás, de cualquier otra persona que lo ha replicado o fotografiado. No cabe la prueba testimonial. Se trata de la efectiva prueba del soporte informático que acredita, sin margen a la duda, que el acusado, efectivamente, cometió el delito de injuria o de calumnia. Pues, comos e sabe, existen mecanismos sofisticados que permiten falsear o alterar un soporte y ello conllevaría a poner en riesgo la certeza y seguridad de las comunicaciones y porque, además, corremos el riesgo de que se atribuyan falsamente delitos de calumnia e injuria por medio de pruebas indirectas que no serían jamás demostrativas de que el sujeto activo las haya realizado.
Dios bendiga a la Patria.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

¿POR QUÉ ? , LA POBREZA Y LA EXTREMA POBREZA, SIGUEN RAMPANTE Y CAMPANTE EN NUESTRO PAÍS.

¿POR QUÉ ? , LA POBREZA Y LA EXTREMA POBREZA, SIGUEN RAMPANTE Y CAMPANTE EN NUESTRO PAÍS. POR RAMIRO GUERRA ABOGADO Y CIENTISTA POLÍTICO. Panamá , ha tenido tasa de crecimiento significativa y la danza , antes y ahora, de miles de millones, ha sido evidente. Decádas y decádas , la misma realidad; gente de […]

La “tajada de la sandía” de hoy

La “tajada de la sandía” de hoy Por: Gaspar J. González V. Comunicador Social   La poca sensatez y el sentido de dominio del hombre sobre sus semejantes, ha causado que el ser humano deje una serie de huellas indelebles en la historia de la humanidad. Estas conductas censuradas, nos dan muestra de la poca […]

Panamá el País de la Superficialidad y Discriminación

Panamá el País de la Superficialidad y Discriminación   Por: Ronaldo Buchanan   Panamá supuestamente es un país de crisol de razas y de todo tipo de culturas a raíz de Varios acontecimientos , que han marcado nuestro Istmo desde sus inicios sin embargo Otras influencias de corte elitista han ido desviando ese espíritu o […]

La vacunación llega a Panamá Norte, nadie se quede por fuera

La vacunación llega a Panamá Norte, nadie se quede por fuera   Por Luis E Ruiz M. Periodista     Realmente pensé que por ser el área donde se detectó el primer caso; aunado a que cada vez que se rendía un informe a inicios de la pandemia sobre los casos diarios de Covid-19 y […]

A %d blogueros les gusta esto: