Artículos de Opinión

ADMINISTRANDO LO IRRACIONAL
10 de octubre de 2020
304 vistas

ADMINISTRANDO LO IRRACIONAL
Por: Silvio Guerra Morales

La insatisfacción del pueblo panameño y de extranjeros residentes en nuestra Patria, hecha manifiesta, a diario, por una constante y permanente intranquilidad que conlleva a serios y objetivos cuestionamientos a la administración gubernamental y en especial al señor Presidente de la República y a su Ministro de Salud, y que hace tránsito también del mal manejo de la pandemia que suprimió y canceló sagrados derechos constitucionales y naturales de la población y dentro de los que destacan el derecho natural de tránsito y a la recreación libre de encierros injustificados, por demás que ilegales, pero privando a los ciudadanos del más elemental derecho al esparcimiento y a la recreación, imponiendo además limitaciones, restricciones y medidas ya agotadas y sin razón de ser, pero siendo indiferentes y licenciosos en otros tipos de medidas y de libertades (Viva el licor y las licoreras!) , todo ello, sin duda alguna, pone en el tapete una necesaria e indispensable discusión en lo que concierne a la relación ciudadanos y gobierno. Un necesario análisis de la racionalidad versus irracionalidad.
Las autoridades de un Estado son puestas o electas para administrar el mejor bien posible para los ciudadanos. No hay política ni actividad que pueda ejercer un gobierno que se califique de positiva o buena sin que sus efectos no hayan redundado en beneficio de la población. De las grandes mayorías.
Entendemos que habrán casos excepciones en donde algún tipo e medida o de limitante pueda ser necesaria. Sin embargo, en Derecho y en Política se entiende que tales medidas no pueden rebasar el marco de un mínimo de privaciones o de limitaciones. Postergarlas en tiempo y espacio conlleva a claras y flagrantes violaciones del conjunto de los derechos, libertades y garantías previstos en el sistema básico de los derechos ciudadanos. Es un mínimo de derechos humanos. Como bien reza la Constitución entendiendo que el marco de sus contenidos es mucho más amplio y extenso. Por una sola razón: los derechos humanos no pueden ser objeto de ninguna supresión, modificación o alteración en lo que toca a sus contenidos bioéticos, filosóficos y científicos.
En Panamá, con cierto menosprecio a la inteligencia ciudadana, se nos viene, desde hace siete meses calendarios, tal vez mucho antes, tratando como seres insignificantes pero tan sólo necesarios e indispensables cuando se acercan los periodos electorales. Entonces corren, quienes se presentan como candidatos, a prometerle al pueblo cielo, paraíso y un circo constante en donde las mentiras y las promesas falsacionarias abundan como ortigas en los pastizales. Abundan los falsos paradigmas y los entimemas superficiales e ilógicos desfilan a tutiplén tratando de convencer a las mentes inteligentes, como si el pueblo no tuviese a hombres y mujeres que piensan por él, hablan por él y lo defienden sin esperar ser enquistados en puestos de gobierno y que no vivimos tampoco bebiendo las mieses del poder ni andamos como “chupa sirios” o “lames botas”, dando elogios a quien no los merezca.
Por todo lo anterior, preguntamos: 1. Cómo se le puede explicar al pueblo que los casinos se abren y las playas no? 2. Cómo explicar y sustentar que los domingos -Día de reposo y no día de casa por cárcel- se encierra a la ciudadanía y se les constriñe a estados psicológicos depresivos y de consecuencias imprevisibles sobre nuestra población? 3. Cómo entender que los supermercados, ferreterías, y tantos otros negocios, se encuentren aperturados -cuestión necesaria- con clara aglomeración de personas, pero en las playas – esencia de la pureza y de perfecta salud mental, amén del baño placentero y compartir en familia y amigos- se prohiba el acceso al pueblo? 4. Cómo poder comprender que se les diga a algunos comercios que abrirán para tal o cual fecha, y luego les digan que no. Entretanto se han gastado el poco dinero que han guardado en aras de cumplir protocolos de seguridad y de cuidados para enfrentar o frenar los contagios?
Serían muchas las interrogantes que vienen a nuestra mente. En realidad múltiples. Pero expresarlas rebasarían el propósito de este artículo: Ser tábano que muerde la conciencia ciudadana. Despierta Panamá!
Los panameños estamos cansados de tantos discursos que, a diario, nos deprimen y solo nos dicen la enfermedad y no ha habido medida distinta a “Quédate en casa, uso de la mascarilla, gel alcoholado y distanciamiento de dos metros”. Cuidado, porque si es a menos de dos metros el “bicho” salta y pica. Esto causa risa. La mascarilla está enfermando a nuestro pueblo. El gel está quemando nuestras manos. Y nadie dice nada. O tal vez muchos hablan pero poco hacen.
Estamos también hartos de entimemas baratos y apologías falsacionarias!
Cada día nos administran contagios y muertes como anunciando “vuelve el cuco” y la desfachatez es es de tal magnitud que hasta nos amenizan diciendo “los vuelvo a encerrar”. No es de Ripley. Pasa en Panamá!
Queremos un discurso diferente. Un discurso de ánimo y de aliento. De desarrollo y progreso. De alternativas reales y concretas. Nadie dice nada por nuestra niñez ni por nuestra juventud y nuestra ancianidad. Están dados al abandono y al desamparo. Qué decir de los niños autistas y los que presentan limitaciones motoras y cognitivas. Ministerio de Educación? Eso existe en este país? . Por favor!
Dios bendiga a la Patria.

Deja una respuesta

Noticias relacionadas

SACAR EL CUERPO O SACRIFICAR EL DERECHO.

SACAR EL CUERPO O SACRIFICAR EL DERECHO. Edgardo Molino Mola. Esta expresión significa, evitar, eludir, no enfrentar una cosa. Y esto es lo que hacen algunos Tribunales panameños, que tienen por misión controlar la arbitrariedad y la violación de la ley, de proteger la vida, honra y bienes, de todos los nacionales y extranjeros que […]

UNA LUZ MUY OPACA EN EL HORIZONTE

UNA LUZ MUY OPACA EN EL HORIZONTE. Por Ramiro Guerra. Jurista y cientista político. ¿Cómo me siento con la situación que vivimos? No se trata sólo de un tema grave de salud sino de una pandemia social. No pierdo el optimismo; no hay espacio para fatigas ni pesimismos. El porque de lo anterior? Hace algunos […]

LAS CULPAS DE UNA PANDEMIA Y LA AGENDA GLOBALISTA.

LAS CULPAS DE UNA PANDEMIA Y LA AGENDA GLOBALISTA. Por: Silvio Guerra Morales. El día sábado 10 de los corrientes, publiqué un artículo que intitulé “Administrando la irracionalidad”. Básicamente, sustentaba que no veía razón alguna en privar a la población del uso de las playas y abriendo los hoteles y demás sitios turísticos, lo cual […]

PISO Y TECHO DE ESPERANZA ….PARA UNA CONVENCIÓN

PISO Y TECHO DE ESPERANZA ….PARA UNA CONVENCIÓN Dra. Edilia Camargo Gracias a la Defensorìa del Pueblo del Perù y al Webinar organizado este 9 de octubre, conjuntamente con la OEA, Farah Urrutia de la Secretarìa de Acceso a Derechos y Equidad, Julissa Mantilla, Relatora de Derechos de las Personas Mayores..y por CEPAL, Sub Sede […]